De Hollywood a Ecuador... y récord de precio en una subasta

La casa RM Auctions acaba de subastar por más de 10 millones de euros un Ferrari 250 LM con una curiosa historia: pasó de pasear por Hollywood a correr con éxito en manos de un equipo ecuatoriano.

RM Auctions acaba de vender por más de 10 millones de euros uno de los últimos Ferrari 250 LM que se considera en estado casi original, todo un valor en el caso de uno de los GT más valorados de todos los tiempos. El coche tiene una curiosa historia y acabó sus días en manos de un coleccionista japonés después de dos usos totalmente diferentes: de pasear por Hollywood pasó a la competición en manos de un equipo de Ecuador.

 

Presentado enn 1964, Ferrari pretendía hacer el 250 LM un sustituto del célebre 250 GTO y que triunfara tanto en la calle como en los circuitos. Por motivos de homologación, se fabricó como coche de carretera aunque por sus características las 32 unidades fabricadas fueron compradas casi en su totalidad por equipos de competición. Sin embargo, esta unidad fue vendida para rodar por la calle y ese fue, al parecer, su cometido durante muchos años. Su dueño lo usó para rodar por Mullholland Drive, la célebrer carretera que une Santa Mónica y Hollywood. 

 

Años después, tuvo un uso más acorde a sus capacidades para la competición. No en vano, los 250 LM inscritos por equipos privados lograron ganar Le Mans, en Spa, en Reims o en Silverstone. En 1968 esta unidad fue comprada por un equipo ecuatoriano que lo preparó para competir y lo inscribió en las 24 horas de Daytona de aquel año, donde fue octavo pese a su cierta veteranía y frente a coches más modernos. En 1983 fue comprado por un coleccionista japonés que lo ha tenido hasta ahora, por lo que se ha conservado en un estado altamente original, al margen de los cambios para competición.

 

Las empresas de subastas RM Auctions y Sotheby's recaudaron 62,79 millones de dólares (cerca de 47 millones de euros al cambio actual) en apenas dos horas con la venta de diferentes automóviles clásicos. Además del Ferrari, se vendió un Talbot-Lago T150-C SS Teardrop Cabriolet de Figioni y Falaschi, que ha sido clasificado como uno de los automóviles más bonitos de la historia y cuyas pujas finalizaron en 7,15 millones de dólares (5,3 millones de euros).

 

 

El lote subastado estaba formado por 31 automóviles clásicos, así como por dos motocicletas y por siete obras de arte y se ha convertido en la mayor venta de automóviles en Manhattan de los últimos diez años.

.