De bandera del proyecto, a la grada CASO PERICO

El mediapunta andaluz, que hace tres meses era clave en el equipo, apenas ha jugado veinte minutos desde que Sito ocupa el banquillo y ayer volvió a quedarse fuera de la lista
D. G.

Cuando Balta se sentó junto a Perico el día de su presentación, allá por el mes de julio, dijo de él que sería “la bandera del proyecto unionista”. Un jugador de calidad, joven pero con experiencia en la categoría, que firmaba por tres temporadas con un contrato superior a los cien mil euros anuales. Al malagueño le costó entrar en el once. De hecho, Oliva incluso le mantuvo algún partido en la grada. Perico reaccionó, tomó la titularidad allá por el mes de noviembre y se echó al equipo a la espalda. Fue entonces cuando mostró sus cualidades de la mejor manera y contribuyó muy activamente a los triunfos en Cartagena y Huelva, probablemente, los dos partidos más completos de la temporada para la UDS. Dos malos encuentros le sacaron del once en las últimas semanas de Oliva y la llegada de Sito le ha relegado definitivamente al ostracismo. En cinco partidos con el actual entrenador, el malagueño tan sólo ha jugado en uno, contra el Elche, y lo hizo tan sólo durante los últimos veinte minutos. De hecho ante el Cádiz y el Murca incluso se quedó fuera de la lista. Ayer tampoco estaba entre los elegidos para viajar a Tarragona. Quienes le conocen dicen de él que es irregular, pero también ha demostrado en cinco partidos que es el mediapunta con más calidad e imaginación de la plantilla. Y en un equipo en el que escasean las ideas y los argumentos novedosos, prescindir de Perico parece una temeridad. ¿Las razones? Sólo Sito las sabe.