David Castaño: "Se ha hecho una política para que la gente deje los pueblos y se vaya a las ciudades, pero es que se marchan de Castilla y León"

El número uno de la lista a Cortes por Salamanca de Ciudadanos, David Castaño.

David Castaño es el número uno de la lista de Ciudadanos a Cortes por Salamanca. Una cámara a la que pretende llegar con las cosas muy claras: exigen un pacto por la regeneración democrática y cambios en la economía.

El número uno de la lista a Cortes por Salamanca de Ciudadanos es David Castaño Sequeros (Salamanca, 1974) un agricultor y ganadero autónomo natural de San Muñoz "y del Atlético". Diplomado en empresariales y máster en asesoría de empresas, el campo le ha dado su oportunidad de emprender.

¿Con qué aspiración parte Ciudadanos en su primera experiencia autonómica?

El nuestro es un partido emergente y nuestro techo es ganar las elecciones y nuestro suelo la humildad, como tiene que tener cualquier formación política. A partir de ahí, lo que digan los ciudadanos.

 

Por aclararlo, no son ustedes todos catalanes...

Yo soy de San Muñoz. En el partido hay gente de Cataluña, Galicia, Asturias, Castilla y León, de Andalucía... ¿quién dice que somos catalanes? El PP, que tenía un líder gallego. 

 

¿Qué conocimiento tenéis de cómo está evolucionando Castilla y León?

Lo que más nos preocupa es la despoblación y la transferencia de conocimiento que estamos pasando a otras comunidades, en cuanto a factor humano, nuestros jóvenes preparados que cuesta mucho dinero prepararlos, que se van a otras partes, no todos, pero sí muchos. Nos preocupa que la recuperación incipiente se basa en un trabajo precario, mal pagado, de corto plazo, en servicios y apostamos por un empleo más cualificado, de más producitivad, a largo plazo y mejor pagado. Estamos repitiendo los errores de antes de la crisis.

 

¿Tiene mimbres Castilla y León para dar ese cambio?

No sólo tiene mimbres, sino que debería ser la primera Comunidad en industria agroalimentaria por facultades, materias primas, gente muy preparada...

 

La productividad de nuestras empresas pequeñas no es competitiva por la precariedad: no le puedes pedir a una empresa que gaste en I+D o en formar a sus trabajadores con contratos de seis en seis meses

 

¿Qué se puede hacer para empezar a conseguirlo?

Esto tiene que ser un proyecto a largo plazo, pero cuanto antes nos pongamos, mejor. Habría que apostar por el I+D+i, aumentando el gasto de PIB para ponerlo, por lo menos, a niveles europeos. Hay que cambiar el modelo energético porque partimos con un 23% mayor coste que las empresas europeas con las que competimos. Que la formación sea adecuada para la productividad; que tengamos un instituto regional de finanzas como tienen otras comunidades; una ventanilla única regional para los autónomos y la rápida creación de empresas, apoyo a los emprendedores y cambiar la burocaria para que el salto de la pyme a la grande no sea tan costosa... la productividad de nuestras empresas pequeñas no es competitiva por la precariedad: no le puedes pedir a una empresa que gaste en I+D o en formar a sus trabajadores con contratos de seis en seis meses. La bonificación en I+D solo la puedes hacer cuando das beneficio, y muchas pymes están en pérdidas.

 

¿Qué pensáis sobre el enfoque en adminsitración local y despoblación?

Castilla y León debe ser la regiçón más grande de Europa en extensión y eso tenemos que tomarlo como una ventaja. En estos últimos años se ha hecho una política encubierta para que la gente deje los pueblos y se vayan a las ciudades, pero el gran problema es que no se van a las ciudades, se marchan de Castilla y León. Ese es el gran problema: se nos van jóvenes a trabajar a otras comunidades, pagamos la formación y luego recibimos menos tributos. Al final, recibimos menos impuestos y nuestra población envejece, que va a hacer inviable nuestro sistema tributario a largo plazo, el 50% va a ir para servicios a esa población envejecida.

 

¿Va Castilla y León en la dirección adecuada?

Cualquiera que se preocupe un poco ve que el empleo se está creando en el sector servicios,  que está muy bien, pero eso son tres meses. En el índice de producción industrial estamos por debajo de la media de España y es por lo que debe apostar Castilla y León.

 

¿Puede haber oportunidades de transferencia de conocimientos?

Yo creo que sí, claro que sí.

 

¿Dónde?

En el mundo rural el problema que hay son los costes y el precio del producto. Los costes van subiendo y los precios son inamovibles: cualquiera que sea agricultor sabe que el percio del trigo no ha variado en 30 años. Tenemos un freno de mano que es la PAC, que nos viene bien para ser solventes, pero si nos la quitan estamos perdidos. Ese freno hay que saber usarlo. Si los productos de valor añadido van subiendo precio, hay que negociar que parte de ese valor añadido se quede en los productores primarios.

 

Donde estamos fallando es en la elaboración de nuestras materias primas. Hay que buscar productos de mayor valor añadido

 

Además de automoción y renovables, ¿en qué sector hay que moverse?

El más importante es el sector industrial. En el agrario, que no estamos mal, el camino es correcto con marcas como Tierra de Sabor que hay que seguir potenciando. Pero donde estamos fallando es en la elaboración de nuestras materias primas. Hay que buscar productos de mayor valor añadido y convencer a las empresas de Castilla y León que hay que exportar todas, que hay un negocio muy grande en el exterior. Faltan empresas, los políticos no crean empleo, tienen que estar al lado de los empresarios porque son los que saben.

 

Las encuestas les hacen sitio en Cortes. ¿Qué planteamiento van a seguir?

Es muy fácil. Nosotros no gobernaremos si no ganamos: coaliciones y pactos para repartir sillones no va a haber. Para una abstención, como en Andalucía, aunque no se ha producido, es muy fácil: ni un imputado en las lsitas, pacto serio para la economía de Castilla y León y pacto de regeneración. A partir de ahí, sentido común, trabajo de oposición y nunca gobernando: si ganamos gobernaremos, pero las encuestas nos ponen en la oposición y ahí estaremos. Al PP se lo ponemos muy claro: pacto de regneración y pacto económico serio.