Dani Moreno arranca hasta la victoria en el 'Fin del mundo'

El ciclista español Dani Moreno (Katusha) se ha llevado el triunfo en la cuarta etapa de La Vuelta a España, llamada del 'Fin del mundo' con 189 kilómetros en Galicia entre Lalín (Pontevedra) y Fisterra (A Coruña) y marcada por el Mirador de Ézaro y la subida final al faro, donde el cohete español se impuso a Cancellara (Radioshack) y Matthews (Orica) mientras que el italiano Vincenzo Nibali (Astana) ha recuperado el liderato en la clasificación general.

Moreno, habitual escudero de Joaquim 'Purito' Rodríguez en el Katusha, sorprendió a los favoritos con un gran arranque en el final en alto de la jornada, en el faro de Fisterra, resistiendo propulsado como un auténtico cohete el contraataque del rápido Cancellara y consiguiendo el premio que se le escapó en la segunda etapa al ceder ante Roche.

 

Fue una subida intensa y rápida, marcada por el control inicial de Astana hasta que Juan Antonio Flecha (Vacansoleil) desató los ataques y rompió los esquemas de los kazajos. El catalán abrió hueco pero vio pasar como a un relámpago a Dani Moreno, que atacó sin mirar atrás en ningún momento y sin dar opción alguna a un Cancellara a quien no le bastó con poseer unas de las piernas más potentes del pelotón internacional.

 

Y es que Moreno iba con la victoria entre ceja y ceja y solo al cruzar la meta del 'Fin del mundo' miró hacia atrás y se dio cuenta de a quién había dejado sin fuerzas y hundido. Pese a picar hacia arriba, no era una llegada larga --unos dos kilómetros--ni excesivamente dura, con lo que los principales candidatos a luchar por la victoria final llegaron prácticamente juntos.

 

La sorpresa llegó con el cambio de líder, ya que Christopher Horner (Radioshack), el 'abuelo' que ayer sorprendió en el Mirador de Lobeira de Vilagarcía de Arousa a sus 41 años, se dejó solo 6 segundos respecto a los cabeceros pero se queda ahora a tres segundos del 'tiburón' Nibali, mientras que Nicolas Roche (Saxo-Tinkoff) es tercero a ocho segundos y el español Haimar Zubeldia (Radioshack) cuarto a 16.

 

La parte dura de la etapa fue superar el Mirador de Ézaro, puerto de 3ª categoría situado a 34 kilómetros de meta, y que pese a ser corto cuenta con unas rampas de casi el 30% que fueron auténticos muros para el pelotón. Arriba del Mirador todavía llegó en cabeza el último superviviente de la fuga del día, el francés Nicolas Edet (Cofidis), que no se dio por vencido hasta que le atraparon a 14 kilómetros de meta.

 

Edet había sido alcanzado en la dura y eléctrica subida a Ézaro por un quinteto de corredores entre los que figuraba Luis León Sánchez (Belkin), pero pronto vieron que el ritmo fuerte marcado en el pelotón por los hombres del Radioshack no iba a permitir la victoria para ningún escapado y se dejaron atrapar de nuevo, no así el francés que debía pensar que era mejor 'morir luchando' tras la paliza que se había dado.

 

Durante la subida y sobre todo en la bajada se empezó a notar la tensión en un grupo en que varios equipos lucharon por coger la iniciativa y colocar a sus hombres rápidos en la mejor situación posible para los dos últimos kilómetros de subida al faro de Fisterra, lo que no permitió demasiados ataques hasta la irrupción de Moreno, intratable tras arrancar por sorpresa poco después del intento fallido de Flecha.

 

De cara a mañana miércoles, la quinta etapa transcurrirá entre Sober (Galicia) y el Lago de Sanabria (Zamora, Castilla y León) sobre 174,3 kilómetros, y podría ser la primera oportunidad de ver una victoria de etapa al sprint para los equipos de los velocistas, pese a que se subirán los puertos de 3ª categoría del Alto do Covelo y el Alto de Padornelo, este último a 31,3 kilómetros de meta, esta vez en llano como novedad en esta montañosa Vuelta.