Dada de alta una de las enfermeras ingresadas por tener contacto con el misionero fallecido tras dar negativa la segunda prueba

Seguirá en vigilancia pasiva por tratarse de contacto de bajo riesgo hasta finalizar la cuarentena el 16 de octubre.

La enfermera ingresada en el Carlos III por contacto con el religioso fallecido Manuel Garcia Viejo ha recibido el alta hospitalaria este 11 de octubre tras dar negativa la segunda prueba realizada hoy por el Centro Nacional de Microbiología, según informa el Gobierno en un comunicado.

 

Según explica el Ejecutivo, aunque la enfermera ha sido dada de alta, seguirá en vigilancia pasiva por tratarse de contacto de bajo riesgo hasta finalizar la cuarentena el 16 de octubre.

 

Con este alta, quedan ingresadas 16 personas, de las que la auxiliar de enfermería Teresa Romero es la única contagiada por el virus del ébola. De los otros quince que permanecen en la planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo, ninguno padece síntomas de la enfermedad.

 

La enfermera dada de alta este sábado es el caso que se encontraba los últimos días en investigación correspondiente a una enfermera del equipo que atendió al misionero fallecido Manuel García Viejo y que estaba pendiente del resultado del segundo test tras dar el primero negativo. La segunda prueba, realizada 72 horas después, ha dado también negativa por lo que ha sido dada de alta aunque seguirá en vigilancia hasta el final de la cuarentena.

 

El resto de los ingresados son tres peluqueras del centro donde se depiló Teresa cuando ya presentaba los primeros síntomas (una ingresó la pasada noche), otra enfermera de La Paz y una mujer del servicio de limpieza que trabajaba en el centro de salud de Alcorcón donde acudió Romero, que también ingresaron la noche del viernes.

 

Además, permanecen en la planta de vigilancia activa de contactos de alto riesgo el marido de Teresa, la médico del centro de salud y el facultativo de las Urgencias del hospital de Alcorcón que la atendieron, así como un médico procedente del hospital, que también había atendió a la auxiliar de enfermería, un sanitario del Summa, un médico, dos enfermeras, un enfermero supervisor y un celador.