Currin ha cobrado ya 220.000 euros por el proceso de paz del País Vasco

Tras el último pago de 18.726 euros de este año
El abogado sudafricano Brian Currin ha recibido ya 220.000 euros por su participación en el proceso de paz del País Vasco, tras el último pago de 15.000 libras --18.726 euros-- que le ha realizado recientemente la Fundación Joseph Rowntry Charitable Trust (JRCT), según los datos a los que ha tenido acceso Europa Press.

La Joseph Rowntry Charitable Trust (JRCT) es una entidad filantrópica de inspiración cuaquera fundada por el creador de la famosa chocolatina Kit-Kat, que también ha destinado fondos a otros procesos de paz como el irlandés o el sudafricano.

Esta Fundación ha estado respaldando los trabajos de Brian Currin desde el año 2004, con cantidades que se han ido consignando a través de varias partidas, de las que ha dispuesto a lo largo de estos últimos años. La última aportación al abogado se ha producido recientemente, en julio de este año, por un total de 15.000 libras esterlinas y teniendo como destino "la iniciativa vasca de paz".

Según refleja la propia organización JRCT en su relación de proyectos, lo aportado a Brian Currin ha sido de 175.000 libras esterlinas y 30.000 euros, lo que hace un total de 218.476 euros al cambio, distribuidos en seis donaciones.

La primera y más pequeña se produjo en diciembre de 2004, cuando el abogado sudafricano recibió 5.500 libras --6.866 euros--. El epígrafe que figura para respaldar esta aportación es el siguiente: "Taller de resolución de conflictos en Sudáfrica en relación con el País Vasco".

Para esa fecha ya había accedido al Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y habían comenzado los contactos del Ejecutivo con ETA y Batasuna que después dieron lugar a la tregua que la banda declaró el 24 de marzo de 2006.

SEIS DONACIONES

Tras el primer desembolso que recibió Currin por parte de esta Fundación, no se realizaron otras aportaciones por parte de la misma hasta 2007. A partir de ese momento, e incluyendo ese pago, la JRCT ha realizado un total de 5 pagos, consignados en libras esterlinas, salvo uno, que lo fue en euros, y por periodos determinados.

Así, en marzo de 2007 y para un periodo de 12 meses, Currin recibió 30.000 libras --37.453 euros-- bajo el epígrafe de "trabajar en un proceso de paz en el País Vasco", según consta en la base de datos de subvenciones concedidas por la JRCT.

Cuando se realizó ese pago de marzo 2007, la banda terrorista no había roto oficialmente su tregua, pero ya se daba por hecho después del coche-bomba que los terroristas habían colocado el 30 de diciembre de 2006 en el aparcamiento de la T-4 del Aeropuerto de Barajas en Madrid, que causó la muerte de dos personas además de el colapso del edificio. La comunicación oficial de la ruptura llegó el 6 de junio de 2007 y desde entonces y hasta que se produjo la declaración de ETA de que cesaba su actividad armada, la banda ha asesinado a doce personas.

Ese mismo año 2007, pero en noviembre, la organización del fundador del ki-kat realizó otro pago de 50.000 libras --62.421 euros-- al abogado sudafricano, también para un periodo de 12 meses y bajo el epígrafe: "proceso de paz en España/País Vasco". En ese momento ya se habían producido ocho atentados con bomba de ETA, que causaron varios heridos, e incluso los terroristas habían explosionado una autocaravana con 100 kilos de explosivos, después de secuestrar durante tres días a los dueños.

Año y medio después, en julio de 2009, Brian Currin recibió otra aportación de la organización JRCT. En esta ocasión fueron 30.000 euros --37.453 euros-- y para un periodo de seis meses, también para el "proceso de paz en España/Territorio Vasco".

50.000 LIBRAS PARA LA CONFERENCIA DE AYETE

La siguiente subvención se produjo en julio de 2011: 50.000 libras esterlinas --62.421 euros--. El periodo para el que se consignó el dinero fue de diez meses y se destinó a financiar al Grupo Internacional de Contacto que participó en el Proceso de Paz del País Vasco, y que estaba formado por seis mediadores.

Parte de ese dinero fue a sufragar los gastos de la Conferencia de Paz Internacional que se celebró el 17 de noviembre de 2011 en San Sebastián. Esta conferencia también contó con la financiación de Lokarri, entre 50.000 y 70.000 euros, que previamente había hecho una campaña para recabar fondos con los que financiar los trabajos del Grupo de Contacto.

En Ayete, Kofi Annan, Gerry Adams, Bertie Ahern, Jonathan Powell, Pierre Joxe y Gro Harlem Bruntland hicieron una declaración en la que pedían a la banda que declarase el "cese definitivo" de la actividad armada y se pedía a los gobiernos de España y Francia que entablaran conversaciones para abordar las "consecuencias del conflicto".

ULTIMA APORTACION PARA UNA "INICIATIVA DE PAZ"

La última de estas aportaciones se ha producido este verano y no fija ningún periodo de actuación, sino que dice que es un pago único para una "iniciativa de paz en el País Vasco", sin especificar cuáles son los objetivos fijados en esta ocasión. La responsable de los asuntos del País Vasco en la citada organización, Celia McKeon, tampoco ha querido precisar a qué se dedicará esa nueva subvención.

El propio Brian Currin, ha asegurado en una entrevista con la revista británica Alliance --publicación sobre filantropía e inversiones sociales--, que Batasuna contactó con él en 2004 cuando estaban planteando un "nuevo proceso de paz para el País Vasco". Y precisa que ha recibido "apoyo" de la JRCT --en el sentido de financiación-- por su trabajo desde principios de 2006 hasta 2011. Todas las aportaciones de la JRCT se hicieron a él directamente "como independiente", salvo el pago de julio de 2011. "Lo gastamos en parte de los preparativos para la conferencia internacional", asegura el abogado.

También explicó a esa publicación que las subvenciones dependían de los "objetivos fijados, la mayoría de ellos para un año" y pone como ejemplo que en uno de esos periodos de un año "hubiera habido una declaración de Batasuna de que estaban dispuestos a renunciar a la violencia". Esa era la dinámica, fijarse objetivos para esos periodos y asegura que, salvo con una excepción, los objetivos se alcanzaron.

Admite que durante el tiempo que tuvo el apoyo económico de la JRCT intentó tener otros patrocinadores, pero no lo consiguió y afirma que se sentía "culpable" de estar siempre recibiendo dinero de la citada Organización, aunque insiste en que intento lograr fondos en otros sitios diferentes a la vez.