Curiosity se acerca al Monte Sharp

El rover Curiosity de la NASA ha completado su primer viaje de dos días de manera autónoma. 

Se trata de una conducción en la que el vehículo escoge una ruta segura hacia el destino programado, utilizando su ordenador de a bordo. Desde la Tierra, el control analiza las decisiones tomadas por Curiosity a través de las imágenes que toma en su camino.

 

El rover ha llegado a unos 80 metros de 'Cooperstown', el lugar elegido para hacer un nuevo examen de sus instrumentos. Concretamente, los investigadores quieren utilizar la cámara del brazo y el espectrómetro en un solo díalo día en 'Cooperstown'. Se trata de una novedad, ya que las anteriores pruebas de estos utensilios se realizaban en cuatros días.

 

En este sentido, la NASA ha explicado que la conducción autónoma y la menor duración de estos exámenes sirven para acelerar el progreso de Curiosity hacia el destino final de la misión: el Monte Sharp.

 

En julio, el rover inició una caminata de aproximadamente 8,6 kilómetros, a partir de la zona en la que trabajó durante el primer semestre de 2013. 'Cooperstown' está a alrededor de un tercio del camino. "El equipo utilizó imágenes de la Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA para trazar la ruta y escoger algunos puntos de potencial interés especial a lo largo del camino, incluyendo Darwin --su anterior parada-- y Cooperstown", ha indicado la agencia espacial.

 

"Lo que nos interesa de este sitio es un afloramiento intrigante de material en capas visibles. Queremos ver cómo puede ayudar esto a relacionar la geología de Yellowknife Bay a la geología del Monte Sharp", ha añadido.

 

La próxima ocupación de Curiosity está prevista para las 4 de noviembre, que es subir una nueva versión de software a bordo. Será la tercera actualización que realiza desde su aterrizaje en 2012. Estas mejoras permiten los continuos avances en las capacidades del explorador, ha concluido la NASA.