Curiosidades de la nariz que no sabes

Foto: E. P.

De todos los sentidos el olfato suele ser el peor valorado.

De todos los sentidos el olfato suele ser el peor valorado, hasta el punto de que la mayoría de la población afirma que si tuviera que renunciar a un sentido podría vivir sin oler. Sin embargo, una cara no podría prescindir de la nariz ya que es un órgano que marca la fisionomía de cada uno.

 

Existen muchos patrones diferentes y formas de nariz, y siempre se busca aumentar la belleza a la hora de hacerse una cirugía en esta parte del cuerpo, explica el doctor José Mª Guilemany, especialista en Otorrinolaringología y cirugía Cérvico-Facial, quien considera que funcionalidad y estética son dos conceptos que deben ir unidos a la hora de realizar esta cirugía.

 

1. Es el único sentido que se fatiga. Cuando la nariz percibe malos olores, nuestro organismo lo detecta y nos damos cuenta de ello, pero pasados unos minutos, es posible que nuestro cerebro se adapte. Una peculiaridad que no sucede con el resto de los sentidos del cuerpo humano.

 

2. Su desarrollo se puede prolongar hasta la adolescencia. No termina de desarrollarse hasta que finaliza el desarrollo craneal, salvo casos excepcionales no se recomienda operar en mujeres hasta los 15-16 años, y en hombres hasta los 17 años. Con el paso del tiempo se alarga y caen los cartílagos por efecto de la gravedad y la ruptura de los ligamentos que los sustentan.

 

3. La memoria olfativa es la más poderosa del ser humano. El sentido del olfato está conectado directamente con el sistema límbico. Se trata de la parte del cerebro que está asociada a la atribución de las respuestas emocionales y la memoria. ¿Quién no ha asociado algún olor con etapas de su niñez o adolescencia? El olor es el sentido que más conectado está con nuestros recuerdos emocionales.

 

4. Las primeras intervenciones datan del año 3.000 a.C. Según algunos documentos históricos, los médicos egipcios realizaban intervenciones en esta parte de cuerpo hace más de 3.000 años de antigüedad. Estas operaciones tenían como objetivo la reconstrucción de la nariz, debido a los conflictos bélicos.

 

5. Una disciplina ancestral china relaciona su forma con un buen matrimonio. Existe una creencia basada en el 'Face Reading' asiático, que indica que las personas con una nariz recta, sin cicatrices y grande tienden a tener buena suerte en el matrimonio.

 

6. Acondiciona el aire. Una de sus funciones más destacadas es la de humidificar, calentar y limpiar el aire que entra hacia nuestros pulmones. Respirar por la nariz de forma correcta es vital para evitar posibles patologías.

 

7. Puede sufrir de anosmia. La nariz puede dejar de percibir los olores, y el olfato puede llegar a verse abolido por completo. Estos casos se conocen como anosmia y consisten en la pérdida de la función del sentido del olfato. Además, se calcula que más del 15% de la población tiene algún grado de pérdida del olfato, una patología que afecta al día a día de estas personas.

 

8. Es la parte más pronunciada del rostro. Cuando la nariz no es harmónica suele ser la zona de la cara en la que más nos fijamos al conocer a alguien, y por el contrario cuando destaca por su belleza nos fijamos menos en ella, mirando más los ojos y labios. Por estos motivos, marca los rasgos característicos y es una de las partes del cuerpo que más se operan.