Cultura destina 500.000 euros a la iglesia del convento de Las Batuecas

Edificio singular. Su tipología arquitectónica es la única en España, mientras que en Europa sólo queda otro afín en Bélgica. Tercera fase. En las dos anteriores, el Ministerio invirtió medio millón más
e. bermejo
El Ministerio de Cultura destinará medio millón de euros a la tercera fase de restauración del convento de Las Batuecas, en concreto, a la iglesia de San José. La donación se realiza a través de la Dirección de Bellas Artes y Bienes Culturales y a propuesta del Servicio de Monumentos del Instituto de Patrimonio Cultural de España.

Jesús Málaga, subdelegado del Gobierno en Salamanca, presentó ayer el proyecto, cuyas obras, que comenzaron la semana pasada, tienen un presupuesto de adjudicación de 494.257 euros.

El convento de Las Batuecas, cuyos orígenes se remontan a 1599, es uno de los bienes más singulares de España y no hay ningún otro de sus características. Es Bien de Interés Cultural y en el año 2000 fue declarado Sitio Histórico, por lo que puede recibir fondos públicos del Gobierno de España, como en este caso, y de la Junta de Castilla y León.
Ésta es la tercera actuación que acomete el Ministerio de Cultura y con la que se culminará una serie de trabajos de restauración que comenzaron en 2003 y supondrán una inversión final que supera el millón de euros.

Un ejemplo único en España
Tras las dos intervenciones anteriores, que se centraron en las celdas o ermitas de los lados sur y norte y en el claustro, en las que se invirtieron 60.047 euros y 455.532, ahora se pretende recuperar la tipología arquitectónica original de la iglesia del convento. Según el equipo redactor del proyecto, se trata de un ejemplo único en España (en Europa sólo queda otro parecido en Bélgica) que se caracteriza por tener una nave con crucero que configura dos capillas laterales; en el centro se sitúa el presbiterio con el altar mayor y, detrás, la sala capitular.

La iglesia perdió gran parte de la cubierta de madera y pizarra del presbiterio y la sala capitular en un incendio en 1872, incidente que afecta aproximadamente a 294 metros cuadrados. Las obras que se ejecutan en la actualidad y que está previsto que se prolonguen hasta 2011, completarán los metros de cubierta desaparecida, eliminarán celdas adosadas a la fachada sur a mediados del siglo pasado y recuperarán la capilla izquierda. Además, se restaurará más del 60% de las puertas y ventanas existentes y se dotará de nuevas a la fachada oeste; se construirán suelos de madera en la sala capitular y la biblioteca, se instalarán canalizaciones para la iluminación de estas dos piezas y la iglesia y se construirá una fosa séptica.

Asimismo se contempla la posibilidad de llevar a cabo una prospección arqueológica si aparece algún elemento de interés cuando se realicen las demoliciones de los muros y de la escalera que ocupan la capilla lateral izquierda del crucero.

La historia de este edificio es azarosa. Perteneciente al duque de Alba, fue construido a finales del siglo XVI y clausurado en 1836 con la desamortización de Mendizábal
Un incendio lo destruyó en 1872 y en 1915 lo adquirieron los carmelitas, hasta que lo perdieron de nuevo. En 1935 Luis Buñuel, que acababa de rodar su película sobre Las Hurdes, se interesó por él, lo que despertó el interés de las monjas carmelitas, que lo compraron por 15.000 pesetas en 1936.

Allí permanecieron hasta el año 1953, cuando lo abandonaron de nuevo para trasladarse a Cabrera, donde permanecen hasta hoy, y se lo cedieron a los frailes carmelitas que en el año 2000 se hicieron definitivamente con la propiedad. En la actualidad viven ocho monjes en el convento de Las Batuecas.