Cuatro salmantinos, entre las víctimas mortales del 11M

Imagen de uno de los trenes que sufrió el atentado (Foto: ARCHIVO TRIBUNA)

La tragedia también sacudió a la provincia salmantina con cuatro fallecidos y muchos heridos más.

Pasaban unos minutos de las 7.30 horas de la mañana cuando una bomba estalló en un tren de cercanías en la estación de Atocha en Madrid. Un minuto después otras dos bombas estallaron en el mismo tren. Poco tiempo más tarde, dos artefactos más destrozaron un tren de cercanías en la estación de El Pozo y otra en la de Santa Eugenia, en el extrarradio de Madrid. Atocha, además, se vio asolada por otras cuatro explosiones que hicieron añicos otro tren a 500 metros de la estación. En total, 10 explosiones casi simultáneas en cuatro trenes a hora punta (entre las 07:36 y las 07:40 horas). Era 11 de marzo de 2004.

 

Salamanca, como cualquier otra provincia española, se estremeció al recibir las primeras noticias del brutal atentado. Más tarde, conocería también que varios de los fallecidos y muchos de los heridos eran salmantinos.

 

Begoña Martín (de 25 años) y Sara Encinas (26 años) fueron las salmantinas más jóvenes que fallecieron en los trenes hace hoy 10 años.

 

begoña martin, victima 11m, bejarBegoña Martín, cuyos padres Javier Martín y Mª José Baeza son de Béjar, da nombre a una plaza en la localidad salmantina desde el año 2009. La bejarana murió en la estación de El Pozo. Vivía en Azuqueca de Henares con su marido. Se habían casado hacía nueve meses y estaban buscando su primer hijo. Trabajaba de administrativa en San Sebastián de los Reyes. Para el puente de San José, el 19 de marzo, había planeado ir a Béjar, donde pasó sus mejores veranos en la adolescencia y donde se escapaba todavía a menudo.

 

sara encinas victima 11m yecla de yeltesSara Encinas provenía de Yecla de Yeltes, donde nacieron sus padres. Trabajaba como teleoperadora en la empresa Konecta, de Alcobendas. Trabajaba en el turno de mañana, lo que le permitía seguir estudiando Derecho, en la Universidad Autónoma de Madrid. Le quedaban sólo cuatro asignaturas para terminar. Acababa de comprar un piso junto a su novio en Vicálvaro. Tanto Sara como su hermana pequeña viajaban a Yecla de Yeltes cada fin de semana que tenían libre así como en vacaciones.

 

jose garcia sanchotello victima 11mJosé García (46 años), nacido en la localidad salmantina de Sanchotello, trabajaba en un banco y apenas tres meses antes había trasladado su oficina habitual en Torrejón de Ardoz a otra sucursal de Bankinter en la calle Goya del centro de Madrid donde era el subdirector.

Un trabajador más que cada día cogía el tren en El Pozo. Estaba casado con Conchi y tenía dos hijos, Marcos y Laura, de 13 y 16 años.

 

ambrosio rogado victima 11m el campo de peñarandaAmbrosio Rogado (55 años) de El Campo de Peñaranda. Tres días antes del atentado, este salmantino había cumplido 55 años. Estaba casado con Ascen y tenía dos hijos, Ruth y Rubén de 25 y 21 años. Trabajaba en una oficina de RGA Seguros, a donde se dirigía esa mañana en uno de los trenes en los que explotaron las bombas.

 

Tras el atentado, Madrid se sumió en un caos. La desolación y la impotencia fueron protagonistas esa mañana entre los ciudadanos mezclados con los servicios de emergencias y fuerzas de seguridad que no daban abasto. Los hospitales se colapsaron y los teléfonos móviles no dejaron de sonar para interesarse por las víctimas. Muchos de ellos insistían con fuerza desde las mochilas y bolsas que buscaban a sus dueños en los andenes de Atocha, El Pozo y Santa Eugenia...