Cuatro procesiones salen por las calles de Peñaranda en el Viernes Santo

Cuatro procesiones recorrieron las calles de Peñaranda el Viernes Santo
Ver album

La procesión del Vía Crucis, la de las velas, el Santo Entierro y la de la Soledad se sucedieron en el Viernes Santo de Peñaranda a las que acudieron cientos de personas

Las cuatro procesiones, que se sucedieron en el Viernes Santo de Peñaranda de Bracamonte, reunieron a cientos de cofrades, siendo presenciadas por miles de personas en las calles peñarandinas

 

La primera de las procesiones tuvo lugar a primera hora de la mañana con el Vía Crucis a cargo de la Cofradía de la Vera Cruz. Varios cientos de personas acompañaron a los cofrades y la imagen de La Piedad en el rezo de las catorce estaciones del Vía Crucis por las calles de Peñaranda. 

 

A medía mañana tuvo lugar la procesión de las velas, probablemente la más característica de las que se celebra en Peñaranda, ya que la ofrenda de las velas es uno de los rasgos diferenciadores con respecto a otras semanas santas. El Cristo del Humilladero estuvo acompañado por el de San Luis hasta la plaza de la Constitución, donde ambos se despidieron, para que el primero de ellos continuará hasta su ermita donde se celebró la ofrenda de las velas por los niños. Antiguamente, las velas eran donadas entre las familias con menos recursos para que pudieran iluminar sus hogares. Por desgracia, este acto solidario se ha perdido, ovbiándose el verdadero carácter social de las cofradías. 

 

PROCESIÓN DEL SANTO ENTIERRO

Ya por la noche, tuvo lugar la procesión del Santo Entierro, en la que procesionaron todas las cofradías de Peñaranda, a excepción de la de Jesús amigo de los niños, saliendo todos los pasos. Tras la Oración en el huerto, procesionó Nuestra Señora de la Esperanza. Le siguieron los pasos de la Cofradía de la Preciosa Sangre, el Fragelado, el de la Caña, y la presentación de Jesús al pueblo; y los tres de los nazarenos: Jesús de Medinaceli, Jesús con la cruz acuestas, y su Madre la Santísima Virgen de la Misericordia. Después procesionaron el Cristo del Humilladero, acompañado por la Virgen de las Lágrimas;  la cofradía de la Vera Cruz con el Cristo de San Luis junto a los dos ladrones, de un gran valor artísticos, y la imagen de la Piedad. Los niños de la Cofradía del Cristo de la Cama portaron algunos de los símbolos de la crucifixión, antes de que decenas de peñarandinas portarán una de las imágenes con mayor devoción en la ciudad. La Virgen de la Soledad cerró la procesión del Santo Entierro. 

 

Precisamente, nada más entrar la última de las imágenes, la Virgen de la Soledad, de su estación de penitencia en la procesión del Santo Entierro, volvió a salir a la calle en la procesión de la Silencio, en la que numerosos fieles acompañaron a la imagen portando velas, y sin acompañamiento musical.