Cuatro detenidos en Salamanca en una de las operaciones más importantes contra la pornografía infantil

Tres detenidos por tenencia y distribución de pornografía infantil en Ponferrada

La 'operación Pilumnus' se ha saldado en Castilla y León con 11 detenidos, de los 102 de España, por tenencia y distribución de más de 450.000 archivos pedófilos a través de internet.

La Guardia Civil ha identificado a diez víctimas de abusos sexuales con edades comprendidas entre los cero y los 14 años en una macrooperación en la que han sido detenidas por tenencia y distribución de más de 450.000 archivos pedófilos a través de internet 102 personas, principalmente en Andalucía y Cataluña, con 24 y 21 arrestados, respectivamente.

 

En el caso de Castilla y León, las pesquisas del Instituto Armado y correspondientes registros se han traducido en la detención de un total de once personas, cuatro de ellas en Salamanca, dos en Valladolid, Burgos y Palencia y una en León, según informaron a Europa Press fuentes de la investigación.

 

La operación se ha bautizado como 'Pilumnus', en honor al Dios de la mitología romana protector de los niños, y ha permitido intervenir 450 archivos, "algunos con elevado contenido de violencia sexual", en 92 registros practicados en 36 provincias. Algunos niños fueron grabados cuando disfrutaban con sus padres de vacaciones y otros fueron obligados a practicar relaciones con animales.

 

Hasta el momento hay tres pedófilos en prisión y se ha logrado identificar a diez menores, ocho de ellos de un mismo pueblo de Baleares, víctimas de abusos en una operación que continúa abierta por el empeño de la Guardia Civil, en coordinación con más de cien juzgados de instrucción de toda España, de "liberar" a otros menores grabados en esos 450.000 archivos, que ocupan más de 1.000 'terabites'.

 

Al menos hay cuatro detenidos por ser productores de este tipo de contenidos, sirviéndose para ello de cámaras ocultas. Los pedófilos son de diferentes edades y perfil profesional. "Algunos no sabían manejar internet y otros eran universitarios", han explicado desde la Policía Judicial de la Guardia Civil en una rueda de prensa celebrada en Madrid en la que se ha puesto en valor el registro de agresores sexuales recientemente creado.

 

Esta "herramienta fundamental" impedirá en el futuro que varios de los arrestados, entre ellos monitores de natación de menores o profesores de clases particulares, puedan volver a trabajar en profesiones en las que estén en contacto con menores. Se enfrentan a penas de hasta cuatro años por la distribución de contenidos y de hasta 20 en el caso de que se prueben abusos sexuales.

 

PADRE E HIJO CON VÍDEOS EN SUS ORDENADORES

 

En Granada ha sido detenido un hombre por tener archivos de vídeo de niños de muy corta edad, en su mayoría grabados en países de América Latina y del sudeste asiático, en las que se les veía teniendo relaciones con algún animal.

 

En Cádiz los arrestados han sido dos miembros de una familia, el padre de 54 años y el hijo, de 21, por tener en sus ordenadores personales 370 y 100 vídeos de contenido sexual con menores, dando paso a actuaciones judiciales complementarias para proteger a un segundo hijo de diez años que convivía con ellos y su madre.

 

Otro de los detenidos tenía vídeos en los que había grabado en un hotel a dos menores, una residente en Burgos y otra en Madrid. Las dos se encontraban de vacaciones con sus familias en Canarias y el arrestado se acercó a ellas para captar imágenes enfocando directamente a los genitales de las menores.

 

Un detenido en Tenerife tenía 1.300 archivos de menores en su mayoría de Brasil y Filipinas, lo que la Guardia Civil ha aprovechado para destacar la importancia de la cooperación internacional. En Alicante ha sido arrestado un monitor de natación de menores y en Barcelona un individuo con 50.000 archivos explícitos que fueron detectados cuando, por propia iniciativa, manifestó a los agentes que se consideraba "un enfermo que no podía parar de consumir este tipo de vídeos".

 

En Logroño, el detenido fue pillado con un único ordenador en el que tenía conectado hasta 58 discos duros de los que iba seleccionando el material para distribuirlo a diferentes sitios de internet.

 

En Murcia, el pedófilo era un estudiante universitario que daba clases particulares a menores, mientras que otro en Jaén llevaba consumiendo este tipo de contenidos desde el año 2000.

 

El Instituto Armado ha conseguido intervenir vídeos y fotogramas en los que se reproducen abusos sexuales a menores, concretamente 408 discos duros, 67 dispositivos USB, 40 ordenadores portátiles, 9 cpu de ordenadores, seis tarjetas de memoria sd, un router, 1.700 dvd, una cámara de fotos, dos cámaras de vídeo, dos ordenadores Mac, seis tablets y un NAS.

 

Las provincias donde se ha llevado a cabo la 'operación Pilumnus' son Alicante, Almería, Barcelona, Bilbao, Burgos, Coruña, Algeciras, Cádiz, Ceuta, Córdoba, Castellón, Granada, Huelva, Huesca, Baleares, Jaén, León, La Rioja, Madrid, Málaga, Murcia, Navarra, Asturias, Pontevedra, Cantabria, Salamanca, Sevilla, San Sebastián, Tarragona, Tenerife, Toledo, Valencia y Valladolid.

 

La Guardia Civil movilizó 336 agentes, 136 especializados en delitos tecnológicos y protección de menores y otros 200 en labores de apoyo de 36 unidades de la Jefatura de Policía Judicial.

Comentarios

mas valentía que se reconozca 01/04/2017 10:30 #3
Nos gustaría identificarlos y que se publicarán sus rostros y nombres gentes de esta calaña merecen ser reconocidos y rechazados por la sociedad
Democrata R 31/03/2017 21:36 #2
No me gusta la violencia ,pero a estos pitos cortados y testículos arrancados
Fmf 31/03/2017 16:25 #1
No iniciales, si nombres y apellidos de estos elementos que sepamos quienes son, queremos proteger a nuestros menores.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: