Cuatro décadas sin Bruce Lee

Este fin de semana se cumple el 40º aniversario de la muerte del actor Bruce Lee. La superestrella del kung fu es icono internacional que todavía levanta pasiones, y no pocas polémicas, en su tierra natal: Hong Kong.

Sus seguidores conmemoran los 40 años de su muerte este fin de semana con muestras en galerías de arte, exposiciones y hasta graffitis callejeros, pero algunas personas están instando al Gobierno de Hong Kong a poner más de su parte para honrar a la mayor estrella de la antigua colonia británica.

 

 

Algunos diputados e intelectuales se han unido a esas demandas, temiendo que el Gobierno siga recelando de abrazar completamente el legado de Lee. Su constante espíritu de rebeldía juvenil y su voluntad de luchar contra los opresores puede haber asustado a los mandatarios de la ciudad, propensos a adelantarse a sus maestros políticos en Pekín.

 

"El Gobierno de Hong Kong o las personas en lo más alto del gabinete no piensan, en primer lugar, en los términos de la mentalidad del pueblo de Hong Kong", dijo Lo Wai-luk, un profesor asociado en la Academia de Cine en la Universidad Baptista de Hong Kong. "Piensan en cómo hacer algo que satisfaga al gobierno de China, o al menos no violentar" lo que creen que quiere Pekín, apuntó.

 

Nacido en Estados Unidos pero criado en Hong Kong, Lee murió por un edema cerebral a los 32 años en el punto álgido de su fama. Su película más famosa, el éxito mundial 'Operación Dragón', fue estrenada sólo seis días después de su muerte en 1973.

 

El Gobierno no respondió a las preguntas de Reuters, pero en comunicados recientes ha mencionado varias medidas oficiales para conmemorar el aniversario. Ha apoyado una exposición de cinco años, que debe abrir sus puertas este viernes. El Gobierno también está produciendo documentales de su vida y nuevas ediciones de las películas de Lee.

 

¿MAQUILLAJE U HOMENAJE?

 

Pero algunos fans creen que el Gobierno simplemente está tratando de maquillar su tiempo perdido y están enfadados con la falta de un recuerdo permanente o museos en honor de Lee.

 

Un miembro del Consejo Legislativo de la ciudad preguntó al Gobierno por sus negociaciones fallidas de hace dos años para comprar y restaurar la antigua mansión de Lee en el lujoso barrio de Kowloon Tong con objeto de crear un museo en su honor.

 

Gregory So, el secretario de comercio y desarrollo económico, reconoció la "tremenda contribución" de Lee a las artes marciales y al cine y el gran intereses internacional y doméstico sobre su vida. Pero dijo que no había planes de reiniciar las negociaciones para comprar la antigua casa de Lee.

 

Pero algunos fans están tomando cartas en el asunto. En medio del ajetreado barrio financiero y de ocio de Wanchai, una caricatura de Lee pintada en una pared en la entrada de un callejón que lleva a una galería de arte. Conocidos artistas de vanguardia han intentado captar el espíritu de lucha de Lee en los dibujos que llenan las paredes.

 

El coorganizador Adam Chow dijo que el "espíritu y el cuerpo fuerte" de Lee tuvieron un gran impacto en los flacos adolescentes de Hong Kong en los 70.

 

"En aquella época, la gente de Hong Kong estaba muy delgada, así que como adolescentes estábamos muy sorprendidos de que él tuviera un cuerpo tan fuerte", dijo Chow. "También trabajó muy duro y mostró una gran confianza ante el público".

 

Pósters y camisetas de Lee en su famosa postura de lucha y cicatrices como la que atravesaba su musculado torso continúan siendo objetos muy vendidos en los mercados.

 

Wong Yiu-keung, jefe del club de fans de Lee en Hong Kong, dijo a Reuters que el Gobierno de la ciudad tenía una gran deuda con Lee. "Ellos siempre lo han utilizado para publicitar la ciudad en el extranjero, pero nunca han hecho nada para honrarlo".