Cuando ya no quedan los recuerdos...

Este 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, una jornada que para muchos transcurrirá esperando, como cada día. Es el caso de Emiliano, un salmantino que cuida a su mujer, afectada por esta enfermedad, desde hace casi doce años.

Emiliano alzheimer 1 vertical

La mujer de Emiliano tiene 72 años y hace ya 12, cuando apenas había pasado de los 60, le diagnosticaron Alzheimer. A pesar de que él se resistía a llevarla a una residencia, Pilar necesitaba cuidados especiales desde hacía tiempo porque la enfermedad avanzó demasiado rápido en los últimos años.

 

Por eso, este salmantino de 73 años inició los trámites para que comenzara a asistir al Centro de Día de AFA (Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimerhace más de seis años. La lentitud de las valoraciones de la dependencia hace interminable una espera que merma la salud de los cuidadores, sobre todo los que se pasan las 24 horas del día con ellos.

 

Este 21 de septiembre se celebra el Día Mundial del Alzheimer, una jornada que para muchos transcurrirá como otros días, esperando. Según relata en primera persona, los acompañantes pueden sufrir algunas manifestaciones físicas como ansiedad, cansancio crónico, tristeza... entre otras. "Hay que tomar conciencia de que nosotros también somos pacientes, sobre todo por la paciencia que tenemos", dice.

 

-¿Cómo afrontó el diagnóstico de la enfermedad?

 

-"Pues me di cuenta que comenzó a tener los mismos síntomas que había tenido su madre. Esto no quiere decir que sea hereditario, puede pasar pero no tiene por qué. Pasa lo mismo que con el cáncer, es una probabilidad, no una certeza".

 

-¿Cuándo decide que había que debía tomar medidas ante una situación así?

 

-"La vida cotidiana se hace insostenible, te planteas que no puedes seguir así. Se crean muchos problemas, se desorientaba, se podía perder si salía sola de casa y entonces te das cuenta que necesitas ayuda. Es un momento muy difícil, cuesta dar el paso de asimilar que tienes que buscar ayuda".

 

-¿Cómo buscó esa ayuda?

 

-"Me fui a AFA que es la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y ahí intentaron hacerme entender que mi mujer necesitaba estar junto a otros que padecían lo mismo. Entonces la llevé al Centro de Día, al principio sólo iba por la mañana, luego me aconsejaron que era conveniente que empezara a comer allí y por la tarde, y así ha estado hasta hace poco que la admitieron en el centro de referencia estatal".

 

-¿Supone un problema económico además de familiar?

 

-"Es costoso. Hay enfermos que solo para levantarlos necesitan más de dos cuidadores. Casi nadie puede permitirse el gasto de esta enfermedad".

 

-¿Cómo le ha afectado a usted la enfermedad?

 

-"He tenido muchísimas crisis de ansiedad, no he pasado de este estado gracias a Dios. He tenido dolor de vientre, sin ganas de hacer nada, en definitiva una apatía muy grande. Hay que concienciarse que tiene que haber ayuda para el enfermo y para el cuidador".

 

Emiliano y Pilar 

 

-¿Qué ha sido lo más negativo para usted?

 

-"Pues lo más duro ha sido tenerme que separar de ella, el momento que deja de estar en el Centro de Día para pasar a la residencia".

 

-¿Cómo es su día a día?

 

-"Me está cambiando continuamente, me adapto a lo que venga. Mi vida es dependiente de ella totalmente. Siempre que me dicen que puedo visitarla, voy".

 

-¿Cómo se prepara para la tarea de cuidador?

 

-"Yo me adapto a todo, pero hay muchos cursos y muchos consejeros. Hay sistemas de respiración para salir de esa ansiedad. La verdad que no me gusta demasiado la palabra cuidador, yo hubiera puesto mejor paciente, sobre todo por la paciencia que tenemos con nuestros enfermos que viven en un estado angelical, no se enteran de lo que está pasando. Como yo digo, están tocados por el dedo de Dios".

 

Por todo ello, Emiliano anima a todos a que en estos días "cuando os encontréis en las calles de Salamanca con las Asociaciones de Familiares de Alzheimer no paséis de largo y pongáis vuestro granito de arena". 

 

Son Asociaciones que luchan diariamente por conseguir que los enfermos tengan la calidad de vida que merecen, más aun cuando hace tan solo un año, la Asociación de Alzheimer tuvo que cerrar el Centro de Día ubicado en la calle Músico Antonio Barciero debido a la necesidad de acometer unas obras demasiado costosas para sus arcas, que ascendían a unos 150.000 euros.

Comentarios

a MARIA 22/09/2016 20:12 #7
a maria ,es un comentario y una realidad social no saques mas conclusiones venenosas,,se de lo que hablo
Maria 22/09/2016 11:13 #6
No se como en tribuna dais de paso comentarios como el de huum que lo que hace es despreciar a la gente mayor...en fin
Vicente 21/09/2016 17:32 #5
Pocos comentarios. Huimos del drama. No queremos verlo y nos puede tocar a cualquiera. Con lo que se despilfarra, sociedad e instituciones seamos tan inútiles de no tener un buen centro de día dónde los pacientes vivan dignamente. Hay que salir a la calle y protestar, porque se han cargado todo, hasta la dependencia...Salamanca grita, que no se te oye para nada..y se gastan según veo la noticia 93.000 euros en un banco..me avergüenzo..
HUMM 21/09/2016 12:48 #4
CURIOSA SOCIEDAD ESTA DONDE SE DEJA MARCHAR A LOS JOVENES -FUTURO DE LA ZONA ,Y NOS EMPEÑAMOS EN QUE LOS ANCIANOS RECUERDEN..
. 21/09/2016 10:55 #3
Emiliano eres un ejemplo y un apoyo para el resto de pacientes/cuidadores.
José 21/09/2016 09:34 #2
Que todo el mundo ayude para que pueda volver a abrirse el centro.
María Moreno 21/09/2016 09:33 #1
Toda mi solidaridad. Mucho ánimo, al leer esto te das cuenta que cualquier día puedes ser tu. Un beso.

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: