Cuando acabas frito por querer ir a la última en nuevas tecnologías