Cuadrillas de parados reforzarán las labores de prevención en las zonas con más incendios

La Junta colaborará con la Diputación para formar entre 5 y 6 cuadrillas que actuarán en zonas proclives a los fuegos. Estarán compuestas por parados y no se requiere experiencia porque harán labores de limpieza y mantenimiento.

En las próximas semanas, empezarán a desplegarse efectivos por las zonas en las que con más frecuencia se producen incendios para llevar a cabo labores de mantenimiento que sirven para prevenir los fuegos de cada verano. Es algo que se hace cada temporada y que algunos ayuntamientos de la Comunidad han convertido en costumbre, pero este año se contará con la presencia de nuevas cuadrillas con un componente especial: estarán formadas por parados. En el caso de Salamanca, serán cerca de media docena que darán empleo a una treintena de personas.

 

Esta es una de las primeras líneas de desarrollo contempladas en el plan de empleo de la Junta, un instrumento que va a dedicar cerca de 57,5 millones de euros para crear unos 7.500 empleos. Parte de ellos, unos 330 para toda la Comunidad, irán vinculados a obras y servicios vinculados al medio ambiente, la gestión forestal y el cuidado del medio ambiente. No será obligatorio tener experiencia ya que son labores más de mantenimiento y limpieza que de lucha directa contra el fuego, lo que permitirá ampliar el rango de posibles beneficiarios, ya que está pensado más bien para desempleados sin prestaciones.

 

 

DIPUTACIONES Y JUNTA

 

En concreto, la Junta ha firmado convenios con las diputaciones para poner en marcha cuadrillas de trabajo en el medio rural que estarán formadas por parados. Se dedicarán a la limpieza de monte, cunetas y fincas cercanas a núcleos poblacionales con el objetivo de prevenir los incendios forestales, ya que es en estos puntos donde se suelen originar fuegos que luego ponen en peligro poblaciones. Por este motivo, el número de cuadrillas asignado a cada provincia está determinado por la incidencia de incendios en la misma, y a su vez las cuadrillas estarán radicadas en las zonas más afectadas.

 

Se han firmado convenios con todas las diputaciones provinciales de la Comunidad para financiar los costes de la contratación de trabajadores en situación de desempleo; la Junta destinará un dinero para cada cuadrilla y la diputación correspondiente se hará cargo del presupuesto necesario para aportar material o completar los efectivos que se requieren para el buen funcionamiento.

 

La distribución de las cuantías subvencionadas se ha realizado con el criterio ponderado que ha resultado del cálculo basado en el 50 % en función de la tasa de paro de la provincia, el 25 % en función de la superficie forestal provincial y el 25 % restante en función del número de incendios provinciales en los últimos 5 años.

 

 

PARADOS, NO NECESARIAMENTE CON EXPERIENCIA

 

Los destinatarios de estos contratos serán desempleados, dando prioridad a los colectivos siguientes: jóvenes menores de 35 años, preferentemente aquellos que no tengan cualificación; mayores de 45 años, especialmente aquellos que hayan agotado sus prestaciones y tengan cargas familiares, y, finalmente, los parados de larga y muy larga duración, con especial atención a los que hayan agotado prestaciones, y las personas en riesgo de exclusión social.

 

En principio, no se exigirá experiencia en las labores que llevarán a cabo estas cuadrillas, pero si se valorará la que se tenga en trabajos de carácter forestal y medioambiental. En todo caso, las labores que se van a hacer no se consideran específicas de personal especializado en la lucha contra incendios, sino que tienen más que ver con mantenimiento, limpieza y gestión forestal.