CSIF hace públicas sus cuentas anuales correspondientes a 2015

(Foto: Chema Díez)

La auditoría externa demuestra que el sindicato se financia principalmente con las cuotas de sus afiliados, y que las subvenciones que recibe no suponen más que un 2.6% de sus ingresos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas, renovó hoy su compromiso con la transparencia publicando sus cuentas correspondientes a 2015 avaladas por una auditoría externa.

 

Tal y como destaca la Auditoría, “las cuentas anuales de 2015 expresan en todos los aspectos significativos la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de CSI-F a 31 de diciembre de 2015, así como de los resultados de sus operaciones correspondientes al ejercicio anual terminado en dicha fecha, de conformidad con el marco normativo de información financiera que resulta de aplicación y, en particular, con los principios y criterios contables contenidos en el mismo”.

 

Ya fueron pioneros adelantándose al resto de los sindicatos con la publicación de las cuentas auditadas del ejercicio 2012 y queremos seguir siendo ejemplares reafirmando un año más nuestra apuesta por la transparencia. Los datos se han difundido a los medios de comunicación y a través de redes sociales y estarán disponibles permanentemente en la web del sindicato. 

 

Los datos de la auditoría externa de las cuentas anuales de la organización, cerrada a 31 de diciembre de 2015, vuelven a mostrar la buena salud de sus cuentas, que se sustentan fundamentalmente por las cuotas de nuestros afiliados (14,8 millones de ingresos).

 

Esta es la principal fuente de financiación de CSIF. Asimismo, CSIF percibe ingresos correspondientes a servicios prestados (fundamentalmente asesorías y formación sin cargo a subvenciones), a afiliados, empleados públicos y trabajadores en general, que ascienden a los 1.099.880,80 euros.

 

El incremento en la prestación de servicios, unido al ahorro en Servicios Exteriores (gastos de funcionamiento, alquileres, suministros…) de 10.702.539,49 a 10.269.117,30 euros, ha generado un aumento en el excedente positivo (ahorro) respecto al ejercicio anterior, en concreto, de 972.896,61 a 1.713.580,44 euros (un 43,2 por ciento más).

 

La situación patrimonial es muy saneada, tal y como se aprecia en el constante aumento del Fondo Social de 34.488.207,20€ a 35.245.243,51 euros. Los excedentes positivos se capitalizan como no puede ser de otra forma en este tipo de entidad, y este ahorro coincide prácticamente con el aumento de la tesorería respecto al ejercicio anterior. En concreto, la tesorería pasa de 9.541.741,23 a 10.495.306,24 euros.

 

SUBVENCIONES FINALISTAS

 

Por su parte, las subvenciones finalistas (fundamentalmente para cursos de formación) ascienden a 3.582.292,74 euros -las subvenciones para Formación no tienen efecto sobre la cuenta de resultados del sindicato, puesto que se destinan de manera íntegra para ese fin-, mientras que las subvenciones de explotación (para la actividad sindical) se sitúan en 532.916,30 euros (apenas el 2,6 por ciento de los ingresos de la actividad), lo que evidencia la autosuficiencia del sindicato en el ejercicio de su actividad.

 

La publicación de estos datos responde al compromiso del sindicato con la transparencia y nuestra firme convicción en que las instituciones que reciben fondos públicos deben dar cuentas a los ciudadanos de hasta el último euro que reciben de las arcas públicas.

 

La situación económica y social, la crisis que afecta a las instituciones económicas, financieras y en líneas generales a las instituciones democráticas, hacen preciso un ejercicio de responsabilidad de los poderes públicos y agentes de la sociedad civil para generar credibilidad hacia los ciudadanos, reforzar y regenerar las instituciones y en definitiva fortalecer la democracia.

Noticias relacionadas