CSI-F rechaza el aumento del horario de los centros educativos a 32 horas

Los alumnos han comenzado a utilizar las nuevas pizarras digitales del CITA

Considera que modificaría las condiciones socio-laborales de los profesores y no supondría una mayor calidad de la enseñanza.

La propuesta de ampliar el horario de los centros que imparten Educación Secundaria y Bachillerato de 30 a 32 horas, planteada por la Consejería de Educación en la Mesa Sectorial de este lunes, no ha salido adelante. La iniciativa de que se mantengan dos o tres horas de clase más se justificaba por la flexibilidad autonómica que permite la LOMCE. Tras un largo debate que se ha mantenido esta mañana, la Consejería de Educación ha propuesto posponer este tema para una posterior negociación y posible acuerdo, cuando se hable de los proyectos de autonomía de los centros.

 

 "Esta horquilla que algún centro puede o no aplicar puede generar una competencia desleal entre centros que amplíen su horario lectivo, encajando ahí determinados programas estrella o algún refuerzo o apoyo", ha indicado el sindicato CSI-F. 

  

CSI-F ha mostrado su “rotundo rechazo a esta medida innecesaria, pues consideramos que supone modificar las condiciones socio-laborales del profesorado, ocasionar problemas en la organización de los horarios, del transporte escolar, o crear un agravio comparativo entre centros”, explica la responsable de Enseñanza de CSI-F Castilla y León, Isabel Madruga. Además, añade que habría que determinar qué profesor puede verse obligado a impartir clase la séptima hora (de 14.00 a 15.00 horas), o incluso por la tarde, “una modificación sustancial del horario lectivo para el profesorado, que no podemos consentir”.

  

Además, CSI-F asegura que más horas de clase no implican más calidad de la educación. "No está probado que las horas de clase estén directamente relacionadas con la mejora de la calidad de la educación, más bien al contrario, ya que los países de la Organización por la Cooperación del Desarrollo Económico (OCDE) con menos horas de clase tienen mejores resultados”, han señalado.

  

Los alumnos españoles de la ESO (12 a 15 años) reciben un total de 4.245 horas lectivas en toda la etapa, frente a las 2.992 que, de media, se tiene en los países de la OCDE, señala CSI-F, que alude al informe ‘Panorama de la Educación. Indicadores de la OCDE, 2014’ del Ministerio de Educación.

 

Igualmente, el tiempo que el profesorado español dedica a impartir clases en las escuelas públicas de enseñanza obligatoria también es superior al promedio de la OCDE. En Primaria son 880 horas anuales, frente a las 782 de la OCDE. En la primera etapa de Educación Secundaria, la diferencia es mayor: España imparte 1.061 horas, mientras que las medias de la OCDE y la UE son de 905 y 882 horas, respectivamente.

   

Pero en la Mesa Sectorial de Educación, el sindicato independiente CSI-F también ha reclamado a la Junta que la ratio de alumnos por clase sea de 25 alumnos en la ESO (no 30) y de 30 en Bachillerato (no 35), para no reducir los niveles de rendimiento que se han conseguido en la enseñanza de Castilla y León. CSI-F insiste en que un número mayor de alumnos, especialmente en el primer ciclo de la ESO, incrementa “exponencialmente” los problemas de disrupción, que interrumpen y obstaculizan el normal desarrollo de la actividad educativa, y que entorpecen objetivos claves como es el aprendizaje de la lectura y su correcta comprensión. En esta cuestión, la administración educativa no ha dado su brazo a torcer, pues considera que está limitada la por normativa básica.

  

CSI-F alerta, en otra de sus alegaciones, de los problemas que está creando el incremento del uso de equipos digitales, porque son aún escasos y anticuados –en algunos casos-, y hacen perder mucho tiempo al tener que trasladarlos, instalarlos o encenderlos…, con el agravante de que hay muchos problemas de conectividad con las redes. Por eso, CSI-F propone que, antes de seguir avanzando en el uso de equipos digitales, la Junta afronte un plan de mejoras de conectividad y de redes de internet en los centros.

  

También, CSI-F pide dejar en suspenso, durante un periodo de carencia de tres años, la aplicación de los artículos que se refieren a la concreción del proyecto educativo del centro, y a las nuevas competencias del director con capacidad para fijar ese proyecto, que en opinión del sindicato independiente tiene que contar con un mayor peso del claustro de profesores y de los departamentos. La responsable de enseñanza, Isabel Madruga, cree que el trabajo y las decisiones compartidas mejoran la convivencia, la colaboración en la organización o el desarrollo curricular y de las actividades. Esta petición tampoco ha sido atendida, porque la administración educativa considera que está ya en vigencia y aplicación con la normativa que implementa la LOMCE en Ed. Primaria.

 

Más control a la enseñanza concertada

CSI-F exige a la Junta que los centros concertados y privados participen más en la atención a la diversidad y a la integración, “al mismo tiempo que seguimos exigiendo una involución de los conciertos educativos, retirando los conciertos en la misma proporción en que se realizaron. También reclamamos tratamientos más transparentes y democráticos, y una fiscalización del uso de los fondos públicos en esos centros”.

  

En cuanto al Bachillerato, CSI-F recuerda su reivindicación de que tenga tres años, tal y como aconseja el informe PISA, en lugar de que exista un cuarto de ESO “disfrazado de Bachillerato, que no convence a nadie”. CSI-F también demanda una mejor combinación de las materias en la modalidad de Artes; pide una moderación de los planes de potenciación de las secciones bilingües de la Junta con asignaturas no lingüísticas, para no generar perjuicios que nadie desea por la precipitación y falta de recursos; o pide la doble titulación del Bachillerato Internacional y del Español, para que la mayor nota que se suele obtener en el Bachillerato Español no suponga una competencia desleal con el otro.

 

CSI-F se muestra contraria a la manera en la que se ha legislado la autonomía de los centros, respecto a la posibilidad de aumentar el número de días y de horas lectivas. Algo que puede acabar “de hecho, en una mercantilización de la educación, y la creación de un ranking de centros que no respondan a una eficiencia educativa”.

 

Evaluación de 3º de Primaria

Otro asunto tratado en la Mesa Sectorial de Educación de hoy ha sido la regulación de la evaluación individualizada de tercer curso de Educación Primaria, y su aplicación en los centros en el curso 2014/2015, regulación que prevé el artículo 20.3 de la Lomce.

  

CSI-F ha mostrado su rechazo a este borrador de orden que se ha presentado antes por Consejo Escolar de Castilla y León, que por Mesa Sectorial de Educación. “Este modelo de evaluación no es el modelo de CSI-F, máxime cuando la Dirección General de Política Educativa no asegura explícitamente que no se harán públicos los resultados de estas pruebas, que se celebrarán la segunda quincena del mes de mayo”, indica Isabel Madruga.

 

Para CSI-F, este modelo de evaluación no es el adecuado. "Entre otros aspectos, porque puede dar lugar a establecer un ranking entre centros. Como concurren a estas pruebas de evaluación alumnos de 3º de Primaria de centros públicos y de privados-concertados, estos últimos pueden ejercer una competencia desleal, haciendo públicos sus resultados si éstos son buenos, en detrimento de la enseñanza pública, que es la única red que está en toda la zona rural, y la que escolariza la mayoría de alumnos con necesidades educativas especiales", han indicado.

    

"Las filtraciones de resultados de pruebas similares ya se han dado, y no han sido sancionadas por la administración educativa. Estas pruebas debían ser realizadas por funcionarios públicos, a los que se les retribuyera por realizar estas funciones."