CSI-F lamenta el doble rasero de los grupos políticos en su propuesta de composición de la Mesa de Diálogo Social

El sindicato no comprende por qué no equiparan la reclamación de la presencia de otros grupos políticos en la Mesa con la de otros sindicatos y asociaciones empresariales.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) tercer sindicato en representación total en la provincia de Salamanca, primero en el ámbito de funcionarios y segundo en el conjunto de los Empleados Públicos, aboga por otro tipo de foros que incluyan en igualdad de condiciones a todos aquellos que puedan aportar su experiencia y medios a la hora de trabajar por el empleo en Salamanca.

 

CSI·F, Sindicato Independiente y Profesional, comparte la preocupación de la ciudadanía y de sus representantes políticos por la situación del empleo en Salamanca, su precariedad y la falta de oportunidades que están abocando a muchos salmantinos y salmantinas, sobre todo jóvenes, a abandonar nuestra provincia.

 

CSI·F Salamanca respeta el interés del Ayuntamiento, CCOO, UGT y Confaes por aplicar el modelo reconocido legislativamente de la Mesa del Diálogo Social, pero no comparte que este sea el modelo adecuado para abordar esta problemática porque consideramos que es excluyente y porque la representatividad otorgada a las organizaciones sindicales y la patronal se basa en una normativa que ha de ser revisada urgentemente ya que no refleja la realidad a causa de un sistema de asignación de número de representantes que impide en la práctica a otros sindicatos alcanzar los porcentajes de representatividad exigidos. Una normativa que, por ejemplo, permite que en nuestra provincia y en función del reparto de delegados por empresa, 1.405 trabajadores de unidades electorales con entre 6 y 10 trabajadores hayan elegido a 183 representantes, mientras que 15.957 trabajadores de unidades electorales con más de 1.000 trabajadores sólo elijan a 196 representantes, cuando luego todo se negocia a nivel de convenio general, no a través de esos representantes.

 

Pero lo que en CSI·F Salamanca no se entiende es que desde los grupos políticos de la oposición se comparta el malestar por la exclusión, pero sólo en lo que a ellos se refiere, intentando forzar su presencia en la Mesa, mientras excluyen de la misma a autónomos y a otras organizaciones sindicales y empresariales.

 

Si estos grupos políticos en verdad se preocupasen por el empleo pedirían la presencia en esta mesa de todos aquellos que podemos aportar ideas desde nuestra experiencia. Si de verdad quisieran regenerar la vida democrática, lucharían por cambiar la legislación que permite  que tanto ellos como todos los demás seamos excluidos. ¿Acaso les gustaría a estos partidos que su representación en las Cortes Autonómicas y Nacionales viniera dada por su número de concejales en la provincia y no por su número de votos? Pues alguno sólo tendría cuatro entre varios miles.

 

CSI·F Salamanca aboga por otro tipo de foros que incluyan en igualdad de condiciones a todos aquellos que puedan aportar su experiencia y medios a la hora de trabajar por el empleo en Salamanca y espera que la Mesa del Diálogo Social de Salamanca no siga los pasos de otras similares en las que la participación de los distintos gobiernos no ha tenido como fin la búsqueda de soluciones junto a Patronal, CCOO y UGT, sino en conseguir la llamada “paz social” a cambio de fondos provenientes de los bolsillos de los contribuyentes