CSI-F denuncia las condiciones de trabajo "deplorables" del operativo de extinción de incendios de la Junta en Salamanca

IMAGEN: ARCHIVO

Reclama que las contrataciones de estos trabajadores tengan continuidad durante el resto del año para tareas selvícolas y de prevención. 

CSI-F denuncia que los conductores y peones de las carrocetas carecen "en muchos casos de agua y luz, y mucho menos de un cuarto de baño o de estancias acondicionadas".

 

Tras visitar una vez más este verano los puestos de escuchas y carrocetas del operativo estival de extinción de incendios de Junta en Salamanca, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) denuncia las “deplorables” condiciones en las que trabajan estos empleados. Los conductores y peones de las carrocetas carecen en muchos casos de agua y luz, y mucho menos de un cuarto de baño o de estancias acondicionadas donde comer, mientras permanecen a la espera de ser llamados para acudir a un incendio, explica CSI-F.

 

Asimismo, CSI-F lamenta que estos profesionales, perfectos conocedores de las zonas donde trabajan en la extinción de incendios, no sean llamados por la Administración para formar parte de las campañas de prevención de incendios en los meses previos a la llegada del calor. En su lugar, a través de empresas ajenas a la Administración, se está contratando a trabajadores que carecen de experiencia y de conocimientos.

 

En otras Comunidades Autónomas, en las que sí están aprovechando la experiencia y el conocimiento de los montes de este personal, han constatado una mayor profesionalización de estos colectivos al aumentar el número de meses de trabajo al año que desarrollan labores contra incendios y tareas selvícolas y de prevención Además, la estabilidad laboral consigue una mejor conciliación de la vida familiar y laboral, remarca CSI-F.

 

Por último, CSI-F exige más respeto para estos trabajadores. Informa de que en un curso de formación,  impartido por personal del centro para la defensa contra el fuego de Castilla y León, “la comida consistió en un bocadillo, en pleno descampado, bajo un sol de justicia, lo que es más propio de campistas y de excursionistas, que de trabajadores que acuden a un curso formativo”. CSI-F considera que este comportamiento “atenta contra la dignidad y el respeto del trabajador”.