CSI-F demanda “diálogo y acuerdo” a la Junta sobre el Plan de Atención a la Diversidad

Foto: EP

El borrador de esta normativa ha pasado hoy por la Comisión Permanente del Consejo Escolar. CSI-F rechaza la actitud impositiva de la Consejería de Educación, que no ha incorporado prácticamente ninguna alegación sindical. Los planes sobre diversidad educativa perdieron su vigencia en 2010, y la crisis económica los ha mantenido estancados hasta ahora. 

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) exige a la Junta  “dialogo y acuerdo” en la elaboración del nuevo Plan de Atención a la Diversidad, que sustituirá “a los planes anteriores, vigentes hasta 2010, y que la crisis los ha guardado en el cajón, por lo que llevamos cinco años de vacíos y de prórrogas, en un problema educativo importante, como es la atención a los alumnos con dificultades para seguir el ritmo educativo normal”.

 

La presidenta del sector de Enseñanza de CSI-F Castilla y León, Isabel Madruga, añade que “esperamos que la Dirección General de Innovación y Equidad Educativa, que presentó el borrador en Mesa Sectorial el pasado mes de noviembre, hable con las organizaciones sindicales este segundo trimestre, y no nos encontremos con el plan en el BOCyL, como ha pasado estas pasadas Navidades con los proyectos de autonomía de los centros, que posteriormente se han visto obligados a rectificar. Esperamos poder avanzar en un documento de atención a la diversidad que se aleje de la teoría, y plasme las demandas y necesidades educativas reales de los alumnos”.

 

Precisamente, la primera petición de CSI-F en Mesa Sectorial ha sido conocer esas necesidades, y la respuesta de Educación ha sido “entregarnos una evaluación que acaba en el año 2010. ¿Qué ha pasado desde entonces hasta ahora?”, se pregunta Isabel Madruga, que remarca que “no se puede hablar de un nuevo Plan marco sobre diversidad sin conocer exactamente el punto de partida en el que estamos. Es esencial que se nos aporte información actual sobre la atención a la diversidad que se está llevando a cabo en nuestros centros”.

 

“Si partimos de los planes hasta ahora existentes, y el nuevo texto que pretende la Junta quiere aglutinarlos, estos documentos han de ser la base para el nuevo Plan de Atención a la Diversidad, y en ningún caso aceptaremos que se eliminen los aspectos que consideramos básicos en este ámbito”, apunta la responsable de Enseñanza de CSI-F Castilla y León.

 

Hasta este momento, en Castilla y León se ha contado con un Plan Marco de Atención Educativa a la Diversidad para Castilla y León, y con cinco planes específicos desarrollados: Plan de Atención al Alumnado Extranjero y de Minorías, Plan de Atención al Alumnado con Superdotación Intelectual, Plan de Orientación Educativa, Plan de Prevención y Control del Absentismo Escolar y Plan de Atención al Alumnado con Necesidades Educativas Especiales.

 

Recursos económicos y de personal

 

CSI-F denuncia que siguen faltando datos sobre el número de profesionales de atención a la diversidad que hay en la Comunidad, si se quiere afrontar un nuevo plan educativo para atender estas situaciones educativas. El único dato del curso escolar 2015-2016 es que hay 1.289 profesores de Educación Especial, “algo muy insuficiente”.

 

Para el sindicato, la mayor de las deficiencias del documento es no contemplar una memoria económica para poder llevarlo a cabo. Un plan de este calibre no puede hacerse a coste cero, y sin acompañamiento de los recursos necesarios, que sí se contemplaban en los planes anteriores. Así, CSI-F insiste en que la pérdida de unos 1.500 profesores en estos años de recortes ha tenido repercusiones negativas en la inclusión educativa, “sobrecargando al profesorado de atención a la diversidad, o presuponiendo que el resto del profesorado asuma tareas o funciones para las que puede no estar preparado”.

 

“Hemos reivindicado que el profesor de aula que tiene escolarizados alumnos con dificultades o discapacidades cuente en todo momento con el apoyo del miembro del Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica o Departamento de Orientación que corresponda en cada caso.”    

 

Este sindicato reclama a la Administración regional que se reduzcan los ámbitos de itinerancia del profesorado que atiende la diversidad, y pone su coche a disposición de la administración educativa, así como la reducción de las ratios en los grupos que escolarizan alumnos con dificultades (hasta una reducción del 20%).

 

Para CSI-F, es esencial que el nuevo plan de apoyo a la diversidad educativa facilite el acceso a la formación del docente en período lectivo, con los permisos oportunos por parte de la administración. Asimismo,  “hay que revisar y flexibilizar el reconocimiento de esta formación. No es de recibo que este profesorado tenga formación en lengua de signos o en materia de Prevención de Riesgos Laborales, por ejemplo, y que no se reconoce en ninguno de los baremos de concurso de traslados, de oposiciones o interinidades”, recalca CSI-F.