CSI-F anima a la participación en las elecciones sindicales de la Junta

El sindicato destaca la importancia de participar en esta cita electoral, el día 3 de marzo, jueves, “para para seguir recuperando los derechos arrebatados, después de ser castigados injustamente, por una crisis de la que no somos responsables”.

CSI-F destaca la importancia de las elecciones sindicales del día 3 de marzo, que se celebran en los sectores de Sanidad y la Administración General, que incluye la Gerencia de Servicios Sociales, unos sectores importantes para el bienestar de la sociedad.

 

Una cita sindical que para CSI-F es “especialmente importante”, después de varios años de recortes salariales y de derechos laborales, que “han castigado injustamente al empleado público, por una crisis de la que no somos responsables”.

 

Así lo considera CSI-F, que recalca que “hay que continuar con el trabajo de recuperación de los derechos arrebatados, desde la responsabilidad que estamos demostrando, y desde una organización fuerte, que tiene la representación de la mayoría de los empleados públicos”.

 

Los trabajadores públicos tienen la oportunidad de elegir a sus representantes, "que lucharán por negociar mejoras laborales para todo los colectivos, defender sus derechos y tratar de recuperar todo aquello que los distintos gobiernos han ido recortando desde 2008, con las injustas y ya conocidas políticas de austeridad”, indica CSI-F. Estas elecciones sindicales “van a marcar el futuro laboral de la función pública en la Junta de Castilla y León para los próximos cuatro años”, recuerda el sindicato independiente.

 

CSI-F señala que “este sindicato ha tenido un papel clave en la recuperación de parte de los derechos que la administración nos arrebató en 2012”; y pone de ejemplo el acuerdo firmado de los sindicatos con la Junta de Castilla y León en noviembre de 2015, que ha supuesto la recuperación de la paga extra de 2012, todos  los días de libre disposición, los días adicionales por vacaciones, o los días  de asuntos particulares por cumplimiento de trienios.

 

CSI-F recuerda que los empleados públicos son los garantes de los derechos de los ciudadanos y del buen funcionamiento de la sociedad. “Si a estos empleados públicos, que suman más de 60.000 en Castilla y León, se les sigue denigrando y recortando derechos, se les sigue privando de recursos, se les amplía la jornada laboral sin contraprestación alguna, se les contrata en precario…; al final, la calidad del servicio público que merece el ciudadano al pagar sus impuestos se ve gravemente resentido. Y eso, lo sufrimos todos, la sociedad en general y los propios empleados públicos”.

 

Por tanto, para CSI-F, solo se puede revertir esta situación si los trabajadores "respaldan a quienes trabajan de una manera responsable y seria, para verdaderamente poner freno a tanto recorte y tanto atropello al servicio público, con soluciones concretas y con diálogo”.