C's aprueba al PP el examen de corrupción 'olvidando' a Iglesias, García Sierra y Fernando Rodríguez

Fernando Rodríguez ha acudido a todas las negociaciones del PP, también con C's, acompañando a Fernández Mañueco. Foto: F. Oliva

La lista municipal de Ciudadanos firma con Fernández Mañueco el decálogo de regeneración: considera que los casos en el PP provincial no influyen en la lista de la capital. Dicen que Mañueco se compromete a apartar a los imputados que tenga en su candidatura.

Ciudadanos ha dado al PP por aprobado uno de los exámenes clave para pasar el corte de un posible pacto. Se trata del que se le planteaba con el decálogo de regeneración de C's, un documento que la formación naranja considera imprescindible para sentarse siquiera a hablar de nada más y que tenía que haber sido un 'cortafuegos' contra la corrupción, pero con el que Fernández Mañueco ve abiertas las puertas para que los concejales 'naranjas' acaben franqueándole de nuevo el pasado a la alcaldía. Justo al contrario que en otros lugares, donde la sola presencia de imputados en la organización del partido lo está complicando todo.

 

El examen de regeneración, uno de los principales argumentos de Ciudadanos en su irrupción en la política, no ha sido aparentemente tan difícil para la candidatura del PP en Salamanca. Y eso a pesar de que C's ha exigido a Fernández Mañueco que firmara el documento tal cual está. "Se habló de matizaciones, pero hemos dicho que no podíamos matizar nada, que es el mismo documento para toda España y al final han decidido aceptar nuestras posiciones tal y como estaban", ha explicado el número uno de la lista de Ciudadanos al Ayuntamiento, Alejandro González.

 

El decálogo incluye cuestiones que, desde el primer día, parecían complejas de sortear para un partido como el PP de Salamanca, con varios casos de corrupción en los juzgados y que tiene a su presidente imputado y a un 'peso pesado' como Fernando Rodríguez como autor confeso de un supuesto caso de financiación ilegal. Precisamente tener imputados en las listas o los casos de financiación ilegal son algunas de las exigencias más importantes, junto con otras como la celebración de primarias para elegir candidatos o la limitación de mandatos.

 

Sin embargo, Ciudadanos de Salamanca ha decidido que el hecho de que Javier Iglesias o Carlos García Sierra no pertenezcan a la lista de la capital; o que Fernando Rodríguez no haya sido imputado aunque el caso 'papeles de El País' sí ha sido denunciado, no son motivo suficiente para considerar que el PP salmantino incumple algún precepto del decálogo de regeneración. "Nos hemos reunido representantes de las listas de PP y C's de Salamanca, de la ciudad de Salamanca", ha excusado Alejandro González, que ha trasladado al número uno de Cortes, David Castaño, la responsabilidad de decidir en materia de otras localidades y Diputación, aunque allí el PP no necesita a C's.

 

"Hemos mirado los nombres que hay en esta lista de Salamanca ciudad", ha reiterado González para explicar que se ciñe a la candidatura presentada por el PP para el Ayuntamiento de la capital. "Se han comprometido a que, en caso de que hubiera imputados, actuarían conforme a lo que han firmado", ha añadido.

 

 

LOS IMPUTADOS, BARRERA INSALVABLE EN OTROS LUGARES

 

Sin embargo, precisamente tener corrupción en las organizaciones ha sido suficiente para frenar negociaciones en otros lugares. Ahí están las dimisiones en Madrid, que no han servido para que el propio Albert Rivera se de por satisfecho y autorice una negociación. O en Murcia,  Ciudadanos ha dado por rotas las negociaciones con el PP para pactar el Gobierno de la Comunidad murciana hasta que no dimitan Joaquín Bascuñana, delegado del Gobierno en la Comunidad; Miguel Ángel Cámara, secretario general del partido y exalcalde de Murcia; y el resto de imputados del Partido Popular en la región. Es decir, que la sola presencia de imputados, incluso a nivel de partido, impide seguir adelante sin limitarse a ver solo la lista que afecta a cada caso.

 

Javier Iglesias es presidente del PP de Salamanca y aspirante a renovar la presidencia de la Diputación, está imputado por un caso de corrupción en el que se le investiga por varios delitos por haber despedido a trabajadores de la feria agropecuaria para contratar a otros afines al partido; por su cargo, es evidente su influencia en las listas de su partido en toda la provincia. En el mismo caso está el diputado y alcalde electo de Barruecopardo, Jesús María Ortiz. Ambos comparten tramitación judicial por los presuntos delitos de prevaricación, malversación de fondos y tráfico de influencias.

Carlos García Sierra, también alto cargo del PP y hombre fuerte de Iglesias en la Diputación, aspira a renovar su puesto en La Salina a pesar de que está imputado en un caso de irregularidades en contratos de obras que actualmente se dirime en el juzgado número 4 de instrucción de Salamanca, y en la Fiscalía, tras varias denuncias y querellas por parte, entre otros, del PSOE salmantino.

Noticias relacionadas