C's acusa a la dirección de UPyD de no querer llegar a acuerdos ambiciosos y apela a quienes sí quieren "sumar"

Rivera, Alonso y Girauta

El presidente de Ciudadanos (C's), Albert Rivera, ha acusado a la dirección de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) de no querer llegar a acuerdos ambiciosos.

Rivera ha lamentado que, pese a su esperanza de que las conversaciones dieran fruto, finalmente el resultado haya sido este. En su opinión, la situación política y económica del país exige "decisiones y acuerdos excepcionales" y una "tercera vía" que ofrezca a los españoles una alternativa al "bipartidismo decadente" y los "populismos crecientes".

Pero el partido de Rosa Díez "no quiere llegar a ningún acuerdo electoral o político ambicioso", ha afirmado Rivera, cuya propuesta de alcanzar un pacto electoral para los comicios autonómicos y municipales de 2015 no gustó a la formación magenta. "UPyD ha venido a levantarse de la mesa, no había voluntad real de acuerdo", ha concluido.

C's QUIERE ESTAR PRESENTE EN TODA ESPAÑA

La pretensión de C's es, según ha señalado, seguir con su proyecto y estar presentes en las próximas citas electorales en toda España, porque, al margen de lo que decida la dirección, "hay muchos votantes, militantes, simpatizantes e incluso cargos públicos de UPyD que quieren hacer esa suma, esa fusión o ese pacto". "Y nuestro partido está creciendo", ha añadido.

El presidente de Ciudadanos --que estaba flanqueado por el secretario general del partido, Matías Alonso, y por el eurodiputado Juan Carlos Girauta-- ha insistido en que lo que había que poner encima de la mesa este jueves no es lo que separa a ambas formaciones, sino lo que las une, y por eso C's, "por responsabilidad", no ha expuesto las cosas que no le gustan de UPyD.

En cambio, UPyD "temía el acuerdo o la fusión" y, para evitar que se materializara, ha "buscado muchas excusas", ha afirmado, planteando la teoría de que Rosa Díez y los suyos acudieron a la reunión simplemente como respuesta a la presión interna en el seno de su partido y a la presión de los ciudadanos.

Según ha explicado, a C's le "importan muy poco las siglas" porque considera que "sumar es mejor que restar". Aunque algunos "pongan peros y discrepancias", al final "la mayoría de la gente nos pondremos de acuerdo y estaremos juntos más pronto que tarde", ha asegurado.