Cruz Roja Salamanca prepara un operativo para recibir a unos 20 refugiados de la crisis en Siria

Montse Hernández, responsable del Programa de Inmigrantes y Refugiados, y Patricio Sánchez, asesor jurídico de Cruz Roja Salamanca

Los responsables de la organización no creen que vayan a venir muchos refugiados a Salamanca procedentes de la crisis humanitaria en Siria y otros países de la zona, pero valoran positivamente que instituciones y organizaciones se siente a planificar la acogida para que todo esté listo para recibirles. 

Son muchas las personas extranjeras que piden ayuda en Cruz Roja. Y, para atenderlas, la organización cuenta con el Programa de Atención a Inmigrantes y Refugiados, que en Salamanca dirige Montse Hernández Pérez y en el que se llevan a cabo distintas actuaciones como la asistencia a los solicitantes de asilo y refugio. Cruz Roja, junto a Accem , son las dos organizaciones salmantinas competentes en la asistencia a demandantes de asilo y refugio.

 

Por ello, ambas forman parte importante de la Comisión Institucional del Pacto Local y Provincial para la acogida de refugiados, creada en Salamanca para organizar la eventual acogida de refugiados derivados de la crisis humanitaria en Siria y otros países de la región.

 

Según Montse Hernández, lo primero que harán con el grupo que llegue, teniendo en cuenta que ya estará identificado y definido desde Madrid, es “tener un alojamiento previsto de forma inmediata”. En principio, el dispositivo está diseñado para unas 20 personas, cuatro o cinco familias. Pero “las capacidades serán mayores cuanto mayores sean los recursos que se pongan a nuestro alcance”, aclara.

 

Durante dos tres semanas, los refugiados que lleguen a Salamanca estarán en el Albergue Municipal el Lazarillo de Tormes. Y a lo largo de ese tiempo, se podrá hacer la primera valoración de las personas que lleguen, “para definir el perfil social, edades, nivel educativo, entre otros aspectos”.  Eso ayudará a concretar la intervención posterior, ya que, como explican desde Cruz Roja, “no es lo mismo una familia, con o sin menores, parejas, solteros…”.

 

Será fundamental cubrir necesidades obvias como la vivienda y la comida, pero además hay que “ocuparse de la ropa, sanidad, escolarización en el caso de menores o el aprendizaje del idioma, determinar su nivel para poder diseñar un proceso lógico de incorporación a la búsqueda de empleo… por ejemplo”.

 

Cruz Roja y Accem se han comprometido a cubrir las necesidades básicas de estos refugiados por un periodo máximo de 18 meses, con la esperanza de que ‘por el camino’ se pueden incorporar al mercado de trabajo. Los primeros seis meses como solicitante de asilo no tienen reconocido el derecho a trabajar, explica el asesor jurídico de la organización Patricio Sánchez, pero la mayoría los van a necesitar para adaptarse y poner en marcha su hoja de ruta hacia la normalización e integración. No obstante, como matiza la responsable salmantina de inmigración de Cruz Roja, “puede haber un cuarto periodo de otros 6 meses para situaciones de especial vulnerabilidad, enfermos, mayores… situaciones excepcionales”.

 

Un experimentada trayectoria en atención a refugiados

 

Lo que harán en Cruz Roja con los refugiados es lo que hacen siempre, "atender a personas en situación de vulnerabilidad". Y es que ya cuenta con abundante experiencia en este tipo de asistencia. Por ejemplo, durante 8 años, han tenido un piso de solicitantes de asilo, por el que han pasado medio centenar de jóvenes extranjeros con edades comprendidas entre los 16 y los 19 años, ya que en algunos casos es muy difícil de concretar. Además, ya han asistido a otros solicitantes de asilo en los últimos años, casos de ucranianos o sirios que estaban de en Salamanca como estudiantes, pero pidieron el estatuto de refugiado por razones sobrevenidas, que comenzaron a darse mientras estaban aquí.

 

Pacto Institucional 

 

El Pacto institucional que ha promovido el Ayuntamiento es, a juicio de los responsables de Cruz Roja “un acuerdo muy operativo de cara a la acogida y para garantizar que todo este listo cuando lleguen”. Aunque no creen que la llegada de estos refugiados vaya a tener mucho impacto en Salamanca. Aun así, el coordinador provincial de la organización, Javier Vicente, valora positivamente “que instituciones y organizaciones -Ayuntamiento, Diputación, Cruz Roja, Accem y Cáritas- nos sentemos en la misma mesa para hablar de este tema y tenerlo presente, organizar un plan de trabajo”. “Todos los engranajes deben estar a punto, sea para recibir a 5 o para 600, nuestro compromiso es estar preparado”, añade Montse Hernández.

 

 

Noticias relacionadas