Cruz Roja expone imágenes de su trabajo humanitario tras el tsunami en el sur de Asia

Con motivo del 10º aniversario del tsunami en el sur de Asia, Cruz Roja Española inaugura en la Sala Garcigrande la exposición fotográfica ‘La Ola Negra’, del reportero gráfico Francisco Magallón. Este tremendo desastre natural se llevó más de 225.000 vidas. Más de 500.000 viviendas fueron destruidas y millones de personas perdieron sus medios de vida.

Tras el tsunami en el sur de Asia, Cruz Roja desplegó más de 22.000 voluntarios y cientos de delegados de Emergencias para trabajar en labores de ayuda humanitaria. Todo fue posible gracias a la solidaridad internacional que, en el caso de España, supuso 48 millones de euros para que Cruz Roja Española pudiese trabajar con los afectados durante una década. Entre otras acciones, se construyeron casi 300 viviendas permanentes y 8 escuelas en Sri Lanka, mientras que en Indonesia se levantaron 1.556 viviendas y 7 escuelas fueron rehabilitadas. Este trabajo ha sido captado por el objetivo del reportero Francisco Magallón y las imágenes son ahora expuestas en Salamanca

 

 

El presidente de Cruz Roja Salamanca, Jesús Juanes, y Ángel García Hernández, responsable del Erie (Equipo de Respuesta Inmediata en Emergencias) han sido los encargados de inaugurar la exposición ‘La Ola Negra’ que ofrece una visión del trabajo llevado a cabo por Cruz Roja en el sudeste asiático. La muestra de fotografías de Francisco Magallón está abierta al público en Salamanca, en la Sala de Exposiciones de Garcigrande (Caja España – Caja Duero). ‘La Ola Negra’ nos trae a la memoria con viveza la imagen de la catástrofe, de la destrucción y del dolor desde la zona cero de la catástrofe. Pero también de la entereza y de la capacidad para sobreponerse a la tragedia de una población cíclicamente castigada por desastres naturales.

 

 

DÉCIMO ANIVERSARIO DEL DESASTRE

 

El 26 de diciembre de 2004, un terremoto de 9 grados en la escala Richter golpeó las costas de Sumatra (Indonesia) generando una serie de tsunamis que barrieron las poblaciones costeras del Índico, desde Indonesia a Somalia. Cruz Roja Española y el conjunto del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja movilizaron sus recursos y desplegaron más de 22.000 voluntarios y cientos de delegados para trabajar en labores de ayuda humanitaria. La catástrofe del tsunami creó a su vez una respuesta de solidaridad y generosidad sin precedentes entre particulares, gobiernos y sector privado.

 

Las contribuciones recibidas por Cruz Roja Española superaron los 48 millones de euros. Más del 75 por ciento de los fondos provinieron de aportaciones de particulares. Gracias a estas aportaciones, Cruz Roja Española ha podido llevar a cabo durante una década diversos programas de rehabilitación, reconstrucción y desarrollo en las zonas afectadas por el tsunami.