Cruz Roja desplaza a 71 efectivos a Valdemorillo, que han atendido a unas 200 personas afectadas por incendio

Los Equipos de Respuesta Inmediata en Emergencia (ERIE) de Albergue, Apoyo Psicosocial y Búsqueda y Salvamento Terrestre, apoyados por miembros de la Red de Bases de las Asambleas de Galapagar y El Escorial, han atendido en la plaza de toros de Valdemorillo a más de 200 personas afectadas por el incendio, que por precaución han sido desalojadas de sus casas.


MADRID, 9 (EUROPA PRESS)



En total, 71 voluntarios y voluntarias de Cruz Roja Comunidad de Madrid han sido movilizados y desplazados hasta Valdemorillo para participar en el dispositivo organizado a consecuencia del incendio, cuya magnitud ha obligado al desalojo de 2.000 personas, ha informado la organización.

Sus funciones han sido varias. Por una lado, instalaron un punto de filiación de afectados y un albergue provisional, por donde pasaron 143 personas; 55 de las cuales han pasado la noche en el albergue, mientras que el resto pudo acomodarse en casas de familiares y vecinos.

Por otro lado, han atendido e informado a otras 93 personas que decidieron no acceder al recinto de la plaza de toros. Finalmente, miembros de Cruz Roja Juventud se han hecho cargo de los 8 menores alojados en el dispositivo, para quienes han organizado actividades de ocio y tiempo libre.

En estos momentos, Cruz Roja está desmontando el dispositivo, permaneciendo en la zona dos ambulancias como preventivo de apoyo a bomberos, hasta que finalicen las tareas de extinción. A partir de esta tarde y en los próximos días, la organización tiene previsto desplazar a la zona un equipo de apoyo psicosocial, apoyado por compañeros de albergue, agentes de Salud, Medio ambiente y voluntarios de la Red para realizar el seguimiento y potenciar la recuperación de las personas afectadas por este incendio.

Se trata del primer gran incendio de la temporada en la Comunidad y para prevenir ocasiones futuras, Cruz Roja ha recordado a la población la importancia de extremar las precauciones a la hora de hacer fuego en esta época del año, cuando las altas temperaturas incrementan notablemente el riesgo de incendio.

En este sentido, recuerda que la mejor manera de evitar un incendio es no hacer fuego, ya que en un ambiente tan seco y con temperaturas tan altas, una simple chispa de una barbacoa o procedente de la quema de rastrojos, puede desencadenar en un incendio de proporciones imprevisibles. Lo mismo puede ocurrir, tras arrojar al campo colillas, vidrios o cualquier otro material susceptible de originar fuego.