Crónica de una ¿muerte? anunciada

Directivos, entrenador, cuerpo técnico y jugadores se llevan de momento un suspenso por el desastroso inicio de campaña. Nadie ha dado la talla en el arranque liguero

Cuando las cosas van mal, el ser humano siempre tiende a buscar explicaciones en el otro y en buscar responsabilidades en los que le rodean en lugar de asumir los errores como propios y crecer desde la humildad y la mala gestión de una situación concreta. Eso es lo que le ocurre a la UDS, que focaliza la crisis deportiva en el entrenador y director deportivo, Balta (que la tiene), pero no es el único responsable de lo mal que van las cosas.

A todo esto, también hay que sumarle la entrada del club en Ley Concursal, aspecto que no invita precisamente al optimismo y que augura un futuro por lo menos gris, de no mejorar la situación de un equipo histórico.

De este modo, todos los integrantes del club son responsables de que la UDS Salamanca haya conseguido solo 12 puntos de 33 posibles, no haya ganado un partido en casa y se encuentre solo un puesto por encima de la promoción de descenso, pero empatada a puntos con el rival que ocupa esa puesto, la Real B.

DIRECTIVA: Cambio de presidente antes del inicio de la temporada, dimisiones de consejeros y la entrada en Ley Concursal no parecen ingredientes demasiado positivos para el inicio de una temporada, y menos en Segunda B, categoría a la que cuesta tomarle el pulso. Si esta parcela no funciona es difícil que lo hagan las demás porque se trata del primer eslabón de una cadena que si se rompe o resquebraja, el resto va detrás. Demasiada inestabilidad para conseguir el objetivo del ascenso. SUSPENSO

DIRECCIÓN DEPORTIVA: Sin duda, Baltasar Sánchez, ‘Balta’ es la cabeza visible de este proyecto y sobre el que recae toda la responsabilidad de este fracaso. Él ha hecho el equipo y ha elegido a estos jugadores para intentar el ascenso, por lo que el fracaso en este aspecto es suyo. Pero hay que tener en cuenta que si muchos jugadores son segundas y terceras opciones a la inicial es por la reducida capacidad económica de la UDS para pujar por mejores jugadores en el mercado. Quizá se haya pensado que los nombres iban a jugar bien al fútbol, pero no está siendo así porque la UDS debe conseguir el ascenso por historia y por entidad en relación a otros clubes. SUSPENSO

CUERPO TÉCNICO: Si Balta tiene gran responsabilidad en el área de dirección deportiva, la misma tiene en la del juego del equipo porque él es el encargado de hacer jugar al equipo y no lo está haciendo. La UDS no juega a casi nada y eso se nota en el terreno de juego cada domingo. Fallos infantiles, errores de juveniles, falta de concentración y escaso compromiso son solo algunos de los valores que o Balta no sabe transmitir o a muchos jugadores no les importa, lo que aún tendría más delito. La UDS parece un equipo pequeño y no un histórico. Además, no parece que el club confíe en Zegarra como una opción fiable para coger las riendas del equipo en caso de despedir a Balta. SUSPENSO


La plantilla, no sabe / no contesta
Los jugadores son, sin duda, un factor fundamental en esta situación de crisis deportiva porque no están dando el nivel y su juego está muy por debajo de lo esperado en todas las líneas.

PORTERÍA: Bernabé es el portero titular es el portero de la UDS y debe seguir siéndolo por su proyección y porque después de dos años le tocaba demostrar su valía, algo que aún no lo ha hecho. Debe mejorar mucho porque ha cometido demasiados errores, quien sabe si fruto de la inseguridad que le transmite su endeble defensa. SUSPENSO

DEFENSA:
Un caos total. Cada jugada a balón parado supone un estado de nerviosismo y un remate seguro del rival. Cada llegada, aunque sea sin peligro, enciende las alarmas. Ni Ayala, ni Borrego, ni Cuadrado han dado el nivel cuando los dos últimos han jugado en una categoría superior y pese a tener estatura permiten demasiados remates de cabeza. Los laterales, más de lo mismo; Diego Reyes comete demasiados fallos y en ocasiones, la izquierda es una autovía y hay dudas sobre Pablo Gómez. Al único que se le queda pequeña la categoría es a Sito Castro, pero poco puede hacer si nadie le acompaña y ya se sabe, todo se pega menos la hermosura… SUSPENSO

CENTRO DEL CAMPO:
Pablo de Lucas e Iñaki Muñoz forman el eje por el que pasa el juego de la UDS, pero el problema es ése precisamente: que solo pasa. No elaboran, no crean, no juegan y la mayoría de los pases terminan en los centrales en lugar de en las bandas o la delantera. De Lucas no está mostrando nivel y Muñoz (ha jugado en Primera) es la sombra del jugador que fue. Y si esto no funciona, ¿por qué no se le da la oportunidad al canterano Sergio Ramos? Yuma, lesionado, aporta garra y ganas pero tampoco la claridad necesaria para llevar el juego del equipo.

Las bandas tampoco dan para mucho porque Jonay no desborda, Sergio García ha perdido protagonismo y Javi H. no ha tenido apenas opciones. Solo Jeremy y Andrés, con más coraje que calidad, a veces dan muestras de querer hacer algo diferente, pero eso no es suficiente en una categoría como la Segunda B. SUSPENSO

DELANTERA:
Si alguien escucha que la UDS tiene como puntas a Igor de Souza y Marcos Márquez se moriría de envidia. Si por el contrario conoce el rendimiento de ambos se alegraría por no tenerlos. El primero, el brasileño, debe dar mucho más que los 4 goles que lleva en 11 partidos. No hay conexión entre la media y la delantera, ni movimientos ni oportunidades para hacer temibles los ataques del equipo.

Y qué decir de Márquez; el año pasado hizo una mala temporada en Segunda y decidió quedarse, además de por otro motivos, para intentar resarcirse aunque fuera en Segunda B y no lo consigue. Falla casi todo lo que le cae cerca porque llega tarde y ‘el matador’ parece haber agotado las balas. ¿Dónde están los canteranos? SUSPENSO

El balance: SUSPENSO rotundo que puede volverse un MUY DEFICIENTE o en APROBADO. Eso depende de ellos, de todos porque no hay que olvidar que hay una ciudad y una afición detrás y… demasiada historia para tirarla por la borda.