Crespo, Checa y Aesco se enfrentan a una demanda de un millón de euros por la campaña contra Adventia y Mesonero

El presidente de Aesco, Benjamín Crespo, y su secretario general, Emilio Checa, en una reunión anterior en el Parador.

El presidente de Adventia, Juan Antonio Martín Mesonero, anuncia acciones legales contra los dirigentes de Aesco por el intento de desprestigiar a Adventia y sus directivos. Benjamín Crespo lideró una denuncia que la justicia ha archivado.

"El daño es irreparable, pero nada es gratis". Esta frase ha servido de introducción para la demanda millonaria a la que se van a enfrentar el presidente de Aesco, Benjamín Crespo, su secretario general, Emilio Checa, y toda la directiva de la asociación de comercio. Una reclamación que puede ser una de las mayores demandas por daños que se recueran y que asciende a un millón de euros. Esta es la respuesta que ha dado Adventia, en la figura de su presidente, Juan Antonio Martín Mesonero, a la campaña de descrédito que durante ocho meses ha llevado a cabo el presidente de los comerciantes contra esta sociedad privada que gestiona la escuela de pilotos en Matacán.

 

Esta demanda es la respuesta a la resolución judicial que se ha conocido este jueves. Según el auto del juzgado de instrucción número uno de Salamanca, emitido el pasado día 25 de febrero de 2016, se ha sobreseído y archivado la querella presentada el pasado mes de octubre por Aesco a través de su presidente. Esto desactiva por completo la estrategia de Aesco para esconder detrás de supuestas irregularidades lo que en realidad era un conflicto con la patronal Confaes, de la que Aesco se marchó dando un portazo y con una deuda superior a los 300.000 euros que se le va a reclamar.

 

En su querella, Crespo ponía en cuestión las retribuciones que percibía la directiva de Adventia, una empresa privada. El presidente de Aesco entendía que se le debían haber dado cuentas del régimen de retribuciones a pesar de que ni él personalmente, ni Aesco ni Confaes tienen participación directa en la sociedad. Por este motivo, el juzgando número uno de Salamanca ha decidido desestimar la demanda por unos supuestos delitos de administración desleal o apropiación indebida ya que Aesco pretendía tener información sobre una cuestión interna de una sociedad privada en la que no tiene participación alguna, por lo que no tiene derecho a ello.

 

A raíz de esta resolución judicial, Adventia, a través de su presidente, Juan Antonio Martín Mesonero, ha anunciado acciones legales por el daño reputacional a la sociedad y a sus directivos que ha causado la "campaña de descrédito" llevaba a cabo por el presidente de Aesco, Benjamín Crespo, a través de un medio de comunicación local que ha dedicado cerca de 200 informaciones a este caso y con la tolerancia, según Martín Mesonero, de un partido político, el Partido Popular de Salamanca.

 

Según los cálculos elaborados en un informe al respecto, Adventia estima que el daño que se ha pretendido hacer a la sociedad y a sus dirigentes está valorada en una cantidad cercana al millón de euros. Para satisfacer esta demanda, la sociedad interpondrá acciones judiciales no sólo contra Crespo, sino también contra su secretario general, Emilio Checa, y contra la directiva de Aesco que tenía vigente su mandato en el momento de la querella.

 

 

UN DAÑO IRREPARABLE

 

“El daño que han ocasionado a las personas y a la empresa es irreparable”, ha explicado Martín Mesonero en una rueda de prensa, por eso, “además de exigirles que se retracten públicamente y de que se vayan a su casa por no ser dignos representantes de los empresarios, nuestros abogados van a interponer acciones judiciales en defensa del honor de Adventia y sus directivos contra los responsables de haber ejecutado esta campaña. Interpondremos las acciones civiles y penales que correspondan, que incluirán una reclamación económica, según un informe pericial que hemos solicitado, cercana al millón de euros por el daño reputacional causado”.

En este sentido, ha añadido, los abogados, están analizando también la decisión de presentar una querella no solo contra Benjamín Crespo y Emilio Checa sino también contra toda la Junta Directiva, con responsabilidad de cada uno de sus miembros: Alfonso Barbero, Yolanda Garcia, Javier Martín Loreto, Bienvenido Sanchez Marcos y Jesus Núñez Paniagua, porque “Hay dudas de si la decisión de presentar la querella es de Crespo y Checa o de toda la Junta Directiva”.