Crece el malestar entre alcaldes y presidentes de Mancomunidades por el modelo territorial

El delegado de la Junta sostiene que desde Salamanca “informan del plan” pero que nunca se perderá la identidad de los municipios

El nuevo modelo de organización del territorio que propone la Junta de Castilla y León basado en distritos sigue dando que hablar en Salamanca. De hecho el malestar entre alcaldes y presidentes de las mancomunidades de la provincia de Salamanca sigue creciendo ante la posible pérdida de identidad y de gestión de las entidades locales.

Así lo han señalado a este diario varios alcaldes de municipios pequeños y presidentes de las mancomunidades de Salamanca que ven cómo el modelo de distritos se impondrá “para nuestro perjuicio, porque si una entidad como ésta se gestiona sola y está saneada, ¿por qué vamos a tener que dar nuestro dinero y nuestros bienes a otros?”, señalan.

Por ello, los presidentes de estos organismos de autogestión se reunirán con el delegado de la Junta de Castilla y León, Bienvenido Mena, que tan solo tiene la obligación de informar a todos los alcaldes y presidentes de las mancomunidades del plan que tiene la administración regional con los municipios de la región.

“Mi función es servir de interlocutor y estoy dispuesto a recibir a los presidentes de las mancomunidades, pero que ningún pueblo crea que va a perder capacidad de gestión, porque se van a unificar servicios y lo que busca este modelo de distritos es buscar lo mejor”. Así se expresa Mena en relación a las reuniones que mantiene en diferentes municipios, cuando solo faltan ya tres encuentros.

Para Mena, este modelo se basa en tres puntos “que apoyan el municipalismo: sí a los municipios porque no se va a suprimir ninguno; sí a la asociación voluntaria; y sí a una reorganización de las Diputaciones, nunca supresión, para evitar duplicidades y evitar mayores gastos”, señala.

Por último, el delegado de la Junta en Salamanca quiso dejar claro que también deben delimitarse las funciones de las mancomunidades porque en ocasiones son sistemas redundantes aunque “estamos para hablar y dialogar y conocer de primera mano las impresiones de los presidentes”.