Creado el sistema de información de los profesionales sanitarios

Aprobado por el Consejo de Gobierno. Castilla yLeón dispondrá de un instrumento para el conocimiento exacto del número de trabajadores que existen en la Comunidad, y se suma a otras regiones de España
ICAL
El Consejo de Gobierno de la Junta aprobó ayer el Decreto por el que se crea y se regula el Sistema de información de los profesionales sanitarios de Castilla y León, norma a través de la que será posible disponer de un instrumento para el conocimiento exacto del número y distribución de los diferentes profesionales sanitarios que existen en la Comunidad.

De esta manera, Castilla y León se une a las comunidades autónomas españolas que, de acuerdo con los principios generales mínimos determinados por el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, han normalizado los criterios y requisitos que han de cumplir los registros públicos de profesionales sanitarios, de colegios profesionales y de consejos autonómicos y de los centros sanitarios concertados y privados, así como de las entidades de seguros que operen en el ramo de la asistencia sanitaria en la Comunidad.

El consejero de la Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez, explicó que este decreto es un “paso necesario” para unificar y conocer, a través de un único registro, los profesionales del sistema sanitario que trabajan en Castilla y León. El Decreto por el que se crea y se regula el Sistema de información de los profesionales sanitarios de Castilla y León se plantea en el marco del Sistema Nacional de Salud, como una herramienta básica para la Administración sanitaria, para organizaciones y asociaciones colegiadas del ámbito de la salud y para los propios ciudadanos, en el ejercicio del conjunto de los derechos que éstos tienen reconocidos en su relación con la asistencia sanitaria.

La Consejería de Sanidad, cumpliendo con lo indicado por las Leyes 8/2010, de Ordenación del Sistema de Salud de Castilla y León y 2/2007, del Estatuto jurídico del personal estatutario del Servicio de Salud de Castilla y León, establece, por medio de este Decreto, la estructura básica y las características que ha de reunir este sistema de información, cuya existencia contribuirá a un funcionamiento cohesionado y con garantía de calidad del sistema sanitario.

Los fines perseguidos por la Junta con la creación de esta herramienta se centran en cuestiones como facilitar a los ciudadanos la libre elección de médico; poner a disposición de la Administración sanitaria una información adecuada y necesaria para una adecuada planificación en recursos humanos; facilitar a los responsables sanitarios el acceso a datos que puedan ser necesarios y requerirse en situaciones de catástrofe o de riesgo para la salud pública; y la utilización de los datos con fines estadísticos.

El Decreto se estructura en cuatro capítulos, dieciséis artículos y en dos disposiciones adicionales y tres finales, estableciéndose un plazo máximo dieciocho meses desde la entrada en vigor de esta norma para la implantación real del sistema.