Corea del Norte podrá producir plutonio en seis meses

En su mayor centro de enriquecimiento de uranio. 

NUEVA YORK, 4 Abr. (Reuters/EP) -

 

El centro de enriquecimiento de uranio en Yongbyon, el mayor de Corea del Norte y cuyo reactor nuclear está fuera de servicio desde 2007, podría reanudar la producción de plutonio en un plazo de seis meses porque sus intalaciones no sufren problemas estructurales importantes, pero necesitaría años para producir una cantidad significativa para fabricar armas atómicas, según los expertos.

 

Según Siegfried Hecker, experto nuclear de la Universidad californiana de Stanford y, al parecer, el último ciudadano occidental que ha visitado el complejo de Yongbyon, el reactor permanece a la espera desde julio de 2007.

 

"Si se decidieran a reanudarlo, estimo que necesitarían al menos seis meses para poder empezar a producir alrededor de seis kilogramos de plutonio al año", ha declarado en una entrevista publicada el martes por la página de Internet de Stanford. Por ello, se necesitarían entre tres y cuatro años hasta reunir otros doce kilogramos adicionales de plutonio, suficientes para fabricar dos armas atómicas.

 

Hecker visitó por última vez Corea del Norte en 2010. En aquella época, según sus estimaciones, el país disponía de entre 24 y 42 kilogramos de plutonio, con los que se podría fabricar entre cuatro y ocho bombas. En caso de que en el ensayo nuclear del pasado mes de febrero se hubiera utilizado plutonio, lo cual no está claro, el país dispondría de entre cinco o seis kilogramos menos.

 

Por su parte, Olli Heinonen, antiguo responsable del departamento de salvaguardas de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (IAEA), ha expuesto a Reuters unas conclusiones similares respecto al plazo de seis meses para reanudar las operaciones.

 

"Desconocemos qué cantidad de trabajo preparatorio se ha hecho", ha explicado Heinonen, actual profesor de la Universidad de Harvard, en Massachusetts, y que ha visitado Corea del Norte y se ha reunido con científicos de este país.

 

Tanto Hecker y Heinonen creen que Corea del Norte tiene capacidad para reanudar las actividades en Yongbyon sin ayuda internacional, a pesar de las sanciones de Naciones Unidas, de la ONU y de otras potencias para impedirle desarrollar la tecnología balística nuclear.

 

El anuncio

 

El pasado martes, Corea del Norte anunció su intención de reanudar las operaciones en todas sus instalaciones nucleares, en particular la de Yongbyon, aunque no precisó cuándo se reiniciaría el reactor. Asimismo, aseguró que todas las instalaciones se utilizarían para fines tanto civiles --como la generación de electricidad-- como militares.

 

En julio de 2007, Corea del Norte cerró el reactor de Yongbyon y destruyó su torre de refrigeración en cumplimiento del acuerdo a que había llegado durante las conversaciones a seis bandas (las dos Coreas, China, Japón, Rusia y Estados Unidos) por el que se comprometía a iniciar su desnuclearización a cambio de ayuda internacional.

 

En respuesta a esta "muy lamentable" decisión, el portavoz del Ministerio surcoreano de Asuntos Exteriores, Cho Tai Young, instó a Pyongyang a cumplir con sus promesas "del pasado" sobre desarme y a contribuir a "la desnuclearización de la península de Corea".

 

La decisión de reiniciar las operaciones en el reactor nuclear de Yongbyon, de cinco megavatios, permitirá a Corea del Norte extraer el plutonio de las barras de combustible ya gastado, según Yonhap. El plutonio que se extraiga de esa forma podría usarse con fines armamentísticos, tal como ya hizo Corea del Norte en sus dos ensayos nucleares de 2006 y 2009, en lo que utilizó el plutonio.

 

Los expertos, según la agencia Yonhap, desconocen si en el ensayo nuclear del pasado mes de febrero se empleó plutonio o uranio. En todo caso, lo que sí se sabe es que Corea del Norte tiene capacidad para fabricar armas nucleares con uranio enriquecido.  

 

La tensión

 

El anuncio se produce en plena escalada de la tensión regional, después de que Corea del Norte decidiera anular la tregua y los acuerdos de no agresión de 1953 y declarara el "estado de guerra" en represalia por las presiones de Corea del Sur y Estados Unidos y por las maniobras conjuntas que llevan a cabo ambos países.

 

La situación empezó a deteriorarse en 2012, con los lanzamientos de cohetes de largo alcance de abril y diciembre, y se ha agravado en 2013, con la prueba nuclear norcoreana del pasado mes de febrero. El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha condenado estas acciones, por considerar que violan las resoluciones que prohíben a Corea del Norte desarrollar y usar tecnología nuclear y de misiles balísticos.

Noticias relacionadas