Cora Olivero decide retirarse tras varias temporadas lesionada

Explosión en salamanca. La atleta hispano-argentina ofreció su mejor cara como deportista tras su fructífera unión con Rosa Colorado como entrenadora, primero en el ADUS y luego en el Barça
ISABEL DE LA CALLE

Cora Olivero ha decidido dejar de luchar. Tras varias temporadas en las que las lesiones no dejaron que volviera a ser la misma atleta que acudió a los Juegos de Atenas en 2004 o a los Mundiales de París (2003) y Helsinki (2005), la hispano-argentina ha colgado las botas.

Cora Olivero Bergese (Córdoba, Argentina, 28.8.1978) llegó al Universidad de Salamanca en 2000, con 22 años, y se nacionalizó en la ciudad del Tormes, desde donde comenzó a competir defendiendo la bandera española en 2003.

Entrenada por Rosa Colorado, la veterana salmantina la llevó de la mano a la élite mundial en la prueba de los 400 metros vallas, una de las más duras del atletismo. En esta prueba, Olivero logró ser campeona de España en seis ocasiones (cuatro al aire libre y dos en pista cubierta) a pesar de que en Argentina su especialidad eran los 100 vallas.

Su confirmación mundial
Además, su mayor logro fue la clasificación para los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004, que fueron su gran confirmación atlética mundial, sumados a los dos Mundiales y los cinco Campeonatos de Europa.

Tras dejar en 2003 el ADUS, se enroló en las filas del FC Barcelona primero y después en el Valencia Terra i Mar, aunque siempre dirigida por su fiel Rosa Colorado.

Ahora, cansada de luchar contra las lesiones que han acabado por vencerla, la hispano-argentina dicen adiós agradeciendo sus años en Salamanca, donde estudió medicina, carrera a la que ahora quiere dar prioridad.