Continúa la investigación mientras los vecinos recuperan la tranquilidad

Sin detenciones. Los agentes mantienen las pesquisas para encontrar a los autores del tiroteo y determinar el tipo de arma empleada para disparar
E.G.

La Policía Nacional continúa investigando las posibles causas que motivaron el tiroteo en la tarde del pasado viernes en la calle Maestro Soler del barrio del Tormes, sin que por el momento se haya registrado ninguna detención, según informaron fuentes policiales.

Según indicaron a este periódico las citadas fuentes, el atestado efectuado en el momento de los hechos ya ha sido remitido al Juzgado, mientras que continúan las investigaciones para determinar si el arma empleada era de fogueo o se trataba de un arma real.

Por su parte, el barrio donde se produjeron los supuestos disparos mantiene la tranquilidad, especialmente porque buena parte –incluso algunos propietarios de bares y quioscos ubicados en esa misma calle– no se habían enterado de lo ocurrido, ya que según sus versiones, no escucharon nada, por lo que aseguraron que tuvo que producirse de manera rápida.

Los hechos se produjeron en torno a las 14.24 horas, momento en que la Comisaría provincial de la Policía Nacional recibió una llamada de un vecino alertando de que se habían efectuado posibles disparos desde un vehículo. Media hora más tarde, se registró otra llamada del propietario de una furgoneta, que tenía en su parte trasera un posible impacto de bala, aunque los agentes comprobaron que se trataba de una abolladura.

Según aseguraron los vecinos, los disparos procedían de un vehículo de color oscuro, marca Renault Clio, que realizó varios disparos sobre un grupo de personas que se encontraban en ese momento en las inmediaciones. Presuntamente, previo a los hechos se produjo una discusión entre jóvenes, que pudieran estar implicados, que derivó en el tiroteo.

En el lugar, agentes policiales recabaron información de lo sucedido con el fin de esclarecerlo lo antes posible. Mientras, el barrio recupera la normalidad y señalaron que no se sienten intranquilos por lo ocurrido, especialmente porque no se ha registrado ningún herido. La normalidad es tal que los hechos no fueron motivo de conversación.