Contenedores "monumentales"

Nuevo contenedor de "quita y pon" (Foto:F.Rivas)

El casco histórico de Salamanca contará con contenedores del color de su piedra de Villamayor

El Ayuntamiento de Salamanca colocará nuevos contenedores en el casco histórico que tendrán el color de la piedra de Villamayor, con la que están construidos casi todos sus monumentos.

 

El concejal de Medio Ambiente, Emilio Arroita, ha explicado que con esta medida, que se llevará a la próxima comisión y posteriormente al pleno, se tratará de minimizar el impacto visual de los contenedores y mejorar el servicio de recogida de “quita y pon”, tanto para el usuario, como los trabajadores del Servicio Municipal de Recogida Viaria.

 

Arroita ha detallado que se trata de contenedores de carga lateral modelo ‘Big Bin’ de 3.200 litros de capacidad y de polietileno que se mimetizan con el entorno por su color —similar a la piedra de Villamayor— su forma más redondeada y sus dimensiones, más pequeñas que las actuales.

 

En concreto, se colocarán 33 unidades que darán servicio “antes del verano” a más de una veintena de vías del casco histórico y del centro de la ciudad. Estos contendedores se sustituirán por los actuales de color gris, que aunque tienen la misma capacidad de litros son “más voluminosos y llamativos”.

 

La ciudad de Salamanca cuenta en la actualidad con un total de 2.834 contenedores  (1.448 para residuos orgánicos —incluidos los de “quita y pon”— y 1.386 para la recogida selectiva de envases, papel y cartón y vidrio)

 

Emilio Arroita ha señalado que la adquisición de los contenedores está recogida en la modificación del contrato del Servicio de Limpieza que se aprobará próximamente en la Comisión de Contratación, y en la que también está recogido el refuerzo de los medios humanos y materiales para la limpieza de pintadas vandálicas de la ciudad, con un incremento en el coste para el Ayuntamiento de más de 100.000 euros.

 

“QUITA Y PON”

 

El concejal de Medio Ambiente ha explicado que estos contenedores sustituirán a los actuales del servicio de “quita y pon” es una modalidad de recogida adecuada a una ciudad Patrimonio de la Humanidad.

 

El Servicio Municipal de Recogida Viaria coloca  por la tarde y retira por la noche los contenedores de la zona histórica y comercial para favorecer el tránsito de peatones y, especialmente turistas, y para facilitar un entorno patrimonial más estético.