Contador se queda a 2 kilĂłmetros de culminar su gesta

El madrileĂąo se fue en solitario a falta de 12 kilĂłmetros, pero Rolland y Samuel SĂĄnchez le acabaron superando en la meta de Alpe d'Huez

El ciclista francĂŠs Pierre Rolland, del Europcar, se impuso el viernes en la decimonovena etapa del Tour de Francia 2011, disputada entre la localidad de Modane ValfrĂŠjus y el Alpe-d'Huez, sobre 109,5 kilĂłmetros, tras la que el luxemburguĂŠs Andy Schleck (Leopard-Trek) se vistiĂł como nuevo lĂ­der y que tuvo como protagonista a Alberto Contador (Saxo Bank-Sungard), deseoso de despedirse a lo campeĂłn.

Hace dos aĂąos, Contador habĂ­a sufrido una 'pĂĄjara' en la penĂşltima etapa de la ParĂ­s-Niza que le habĂ­a apartado de la victoria final en beneficio de Luis LeĂłn SĂĄnchez, pero 24 horas despuĂŠs respondiĂł con un ataque furibundo que no le sirviĂł demasiado salvo para dar una muestra de su carĂĄcter.

Hoy, tras lo sucedido en el Galibier, lo repitiĂł, pero tampoco le dio demasiado ĂŠxito, porque las fuerzas le faltaron al final y ni siquiera pudo dar un salto cualitativo para el podio, demasiado lejano pese a que sea mejor que alguno que sus rivales para la contrarreloj de Grenoble, de 42 kilĂłmetros, y que decidirĂĄ el ganador entre los hermanos Schleck y el australiano Cadel Evans (BMC).

El espaĂąol habĂ­a llegado con rabia a la meta del Galibier, y tuvo claro que debĂ­a intentarlo al dĂ­a siguiente, aunque quizĂĄs, como reconociĂł, lo hizo "demasiado pronto". Y es que lo intentĂł desde lejos, sabedor de la que jornada era corta, y cuando fue 'cazado', probĂł fortuna una vez mĂĄs en las 21 mĂ­ticas curvas del 'coloso' alpino, emulando lo de 2008 de su compatriota Carlos Sastre, que habĂ­a labrado su triunfo con un ataque al inicio del puerto.

El triple campeĂłn no querĂ­a dejar su corona sin plantar 'batalla' y pese a que estaba lejos en la clasificaciĂłn general, dio una muestra de carĂĄcter. Su inicial ofensiva no encontrĂł respuesta, sĂłlo en las piernas de Andy Schleck, que le siguiĂł mostrando respeto y saliĂł a su rueda en su primer ataque. En el de Alpe d'Huez fue mĂĄs sensato, y prefiriĂł no seguirle, aunque no pudo zafarse de Evans, que tiene ahora todo a su favor para heredar el trono del madrileĂąo.

Y es que despuĂŠs de que las fuerzas le abandonasen en el Galibier, el ciclista espaĂąol se tomĂł la jornada como revancha dando un giro mĂĄs a este Tour, espectacular en su Ăşltima semana, en buena medida gracias a los dos principales favoritos, aunque sin desmerecer el esfuerzo de Evans, inteligente, y que cogiĂł la responsabilidad cuando la carrera lo demandaba, 24 horas antes.

El campeĂłn del mundo de 2009 sufriĂł nuevamente, pero saliĂł airoso. RespondiĂł a la salida de Contador en el TĂŠlĂŠgraphe porque ĂŠste se llevĂł a su principal enemigo, Andy Schleck, 'fresco' pese a su exhibiciĂłn del jueves. TambiĂŠn fue a por el Ăłrdago el francĂŠs Thomas Voeckler (Europcar), una vez mĂĄs valiente e incansable, pero al que Alpe d'Huez le devolviĂł a la cruda realidad y le hizo ceder su valiosa prenda.

El primer y segundo clasificado de 2010 impusieron un ritmo, sobre todo el espaĂąol, que descolgĂł a Evans y Voeckler, mientras que Frank Schleck se habĂ­a quedado en el grupo y ni siquiera habĂ­a salido al ataque del ganador del Giro de Italia. De todos modos, Contador nunca logrĂł que la ventaja fuese preocupante y no la pudo aumentar en el Galibier, su 'tumba' el jueves y donde emergiĂł la figura de Samuel SĂĄnchez (Euskaltel-Euskadi), por lo que en el largo descenso hacia el final, se produjo el reagrupamiento.

Rolland puede con los 'agotados' Contador y 'Samu'

Todos los favoritos se encaminaron hacia Alpe d'Huez. Hace tres aĂąos, Sastre acabĂł con las opciones de conquistar el Tour de uno de los Schleck, Frank, por entonces compaĂąero y lĂ­der de la carrera que, al igual que su hermano Andy, no 'olvidaron' el gesto del abulense. Contador intentĂł un Ăşltimo arreĂłn de coraje en busca de convertirse en el cuarto ganador espaĂąol de la cima tras el propio Sastre, Iban Mayo (2003) y Federico Echave (1987).

Nadie osĂł a seguirle, sĂłlo lo intentĂł Andy Schleck, que viendo el ritmo del pinteĂąo, optĂł por subir al suyo y jugĂĄrselo con Evans, que se 'pegĂł' al menor de los hermanos y no dio ningĂşn relevo porque no le interesaba en absoluto, con Voeckler diciendo adiĂłs a su liderato poco a poco.

Contador no tomĂł mĂĄs de un minuto respecto a sus rivales y la 'paliza' anterior le fue pasando 'factura' en los kilĂłmetros finales, y por ello decidiĂł esperar a Samuel SĂĄnchez, que venĂ­a desde atrĂĄs junto a Pierre Rolland, escudero del lĂ­der, pero que en esta ocasiĂłn eligiĂł el papel de protagonista.

El francĂŠs, al que el asturiano prĂĄcticamente subiĂł hasta el madrileĂąo, no tardĂł en atacar al dĂşo nacional que, sin fuerzas, tuvieron que dejar la victoria en manos del corredor del Europcar, el segundo de su paĂ­s en hacerlo en Alpe d'Huez junto a Bernard Hinault (1986), con el campeĂłn olĂ­mpico en segundo lugar, y el triple campeĂłn del Tour, tercero.

Por detrĂĄs, Evans intentĂł un ataque a falta de dos kilĂłmetros, pero no tuvo ĂŠxito, y llegĂł junto a los hermanos Schleck, con los que se jugarĂĄ la victoria final. Andy Schleck se vistiĂł de amarillo y defenderĂĄ 53 segundos contra su hermano mayor, y de 57 contra el australiano. Contador, a 3:55, tendrĂĄ complicado subir al podio y buscarĂĄ ascender posiciones en la general.