Contador: "Mañana es un día de cruzar los dedos y que todo vaya bien"

Alberto Contador en el Tour de Francia

El ciclista español Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) se mostró satisfecho tras la disputa de la cuarta etapa del Tour de Francia, con final en Lille, y aseguró que este miércoles será un día para "cruzar los dedos" y esperar "que todo vaya bien".

Contador, quinto en la general, valoró positivamente el trabajo realizado por su equipo. "Como todos estos días, ha sido una etapa marcada por los nervios y el peligro en todo momento, además de por la amenaza de viento, que te obligaba a estar bien posicionado. Creo que no he bajado de la posición 20 en el pelotón durante toda la etapa, gracias al trabajo extraordinario de mi equipo", dijo.

"Hemos sufrido caídas y otros percances, pero hemos tenido que dar mucho la cara y comer mucho viento para ir en las primeras posiciones, pero he ganado dos posiciones que son realmente importantes para llevar el coche lo más adelante posible mañana, por si hay cualquier tipo de avería", explicó Contador.

Para este miércoles, el pinteño dijo que los más importante "será cruzar lo dedos, porque va a ser un día realmente complicado". "La previsión meteorológica da un tiempo muy malo. Si ya sin agua es una etapa complicado, con lluvia será una pista de patinaje", explicó.

"Habrá que intentar negociar los tramos de pavé de la mejor manera posible, y tendremos vientos de cerca de 30 km/h, que puede que haga que a los tramos ya llegue el pelotón cortado. Mañana será un día complicado y esperemos que si tenemos alguna caída, que no sea demasiado gorda", dijo.

"Ahora mismo estoy realmente contento con mis sensaciones, con el trabajo del equipo, con la concentración que tenemos en carrera y, de momento, lo estamos pasando lo mejor posible. Aquí, terminar cuatro etapas sin ningún percance es un éxito, pero eso es también gracias al gran trabajo de mi equipo. Desde luego, mañana será un día de cruzar los dedos y desear que todo vaya bien", finalizó.