Contador ‘cede’ la etapa reina a Schleck y se acerca a su tercer Tour

A LAS PUERTAS DE LA GLORIA. Alberto Contador está más cerca de ganar después de sobrevivir a los ataques de Andy en el ascenso al Tourmalet. REPARTO. Hizo las paces con el luxemburgués dejándole ganar
EFE

Andy Schleck (Saxo Bank) ganó la etapa reina de los Pirineos y del Tour de Francia en la cima del Tourmalet, donde entró en compañía, y permiso especial, del líder Alberto Contador, quien no disputó la victoria a su principal rival, pero mantuvo el jersey amarillo con los mismos ocho segundos de ventaja, a falta de la contrarreloj de mañana.

Combate nulo, tablas, en la tan esperada batalla del Tourmalet. También connivencia y acuerdo entre ambos protagonistas eludiendo la refriega después de algún intento por ambas partes. Andy y Contador entraron juntos en meta, abrazo incluido. Andy tiró a falta de diez kilómetros, se llevó a Contador e hizo todo el gasto hasta la cumbre. El madrileño intentó el despegue a 3,9 de la llegada, pero al no poder distanciarse se acabó el pulso. La etapa para Andy, por su generosidad en la subida, y el Tour para el madrileño, a falta de la ratificación oficial en la crono. Y todo el mundo contento.

Andy se conformó con la etapa cuando vio que era imposible, tras dos ataques, soltar a Contador. Se convirtió en el segundo corredor que conquista el Tourmalet como final de etapa, después del francés Jean Pierre Danguillaume, en 1974.

Ajenos al duelo estelar, entre la niebla, entró en tercera posición el español Purito Rodríguez (Katusha), el conquistador de Mende. A continuación el canadiense Ryder Hesjedal (Garmin) y Samuel Sánchez (Euskaltel). El campeón olímpico, en su liga particular con Menchov por el tercer puesto, le sacó al ruso ocho segundos.

Samuel Sánchez sufrió una caída no exenta de susto, pues sufrió un traumatismo torácico que le dificultó la respiración durante algunos segundos. El asturiano, escoltado por cuatro compañeros pudo volver al pelotón principal.

Llegó el momento esperado a 10 kilómetros de la cumbre del Tourmalet. Tensó Andy Schleck y respondió Contador. El acelerón acabó con el ruso Kolobnev, único superviviente de la escapada inicial. El gasto por cuenta de Andy, que prometió luchar “hasta caer de la bici” y Contador, “con muy buenas piernas” pegado a su matrícula.