Constituida la Red Española de Ciudades Inteligentes, de la que forman parte 24 urbes

El alcalde y presidente de la Red destaca el trabajo que ya viene realizando y los acuerdos de colaboración alcanzados con empresas

La Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) se ha constituido este miércoles formalmente en Valladolid, con la celebración de una asamblea en la que han participado sus 24 miembros, con el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, como presidente.

La Red ha quedado constituida por las ciudades de Santander, Alicante, Burgos, Cáceres, Castellón, Córdoba, Guadalajara, Huesca, La Coruña, Logroño, Lugo, Madrid, Málaga, Murcia, Palencia, Pamplona, Rivas Vaciamadrid, Sabadell, Salamanca, Segovia, Valencia, Valladolid, Vitoria y Zaragoza.

De la Serna ha destacado el interés mostrado por las ciudades españolas en formar parte de esta Red, que reúne ya a 24 miembros y que sigue abierta a nuevas incorporaciones.

"Vamos a trabajar con el objetivo de ser todas una única ciudad y coordinar actuaciones de las que se puedan beneficiar todos los habitantes", ha dicho el presidente de la Red, quien ha apuntado también los beneficios que puede suponer la innovación para generar actividad económica y empleo en cada territorio.

De la Serna ha hecho hincapié en el trabajo que viene desarrollando esta entidad, ya desde su sesión fundacional en el mes de enero, dando "pasos importantes" de cara al desarrollo de proyectos que puedan ponerse en práctica por todos los miembros, por lo que tendrán que ser "concretos, ágiles" en cuanto a su implantación y "fácilmente aplicables" en las diferentes ciudades.

De la Serna ha adelantado que ya se han alcanzado acuerdos con las empresas Fundetec y Telefonica para que colaboren con la Red. En concreto, Fundetec ofrecerá asesoramiento a la oficina técnica de la RECI, colaborando tanto en la definición de sus proyectos y líneas de trabajo, como en la coordinación de los diferentes grupos que la componen ("Innovación social"; "Energía"; "Medio Ambiente, Infraestructuras y Habitabilidad Urbana"; "Movilidad Urbana", "Gobierno, Economía y Negocios").

Por su parte, Telefonica se incorporará a la RECI como socio tecnológico y se encargará de la elaboración de la web y la intranet de la Red, ofreciendo, además, su colaboración y asesoramiento tecnológico en los proyectos que así determine la Red.

La plataforma web que está previsto crear incluirá aspectos relativos a las buenas prácticas que se ejecuten en los diferentes municipios, así como un espacio de uso restringido a los socios en el que se abrirán debates de cada uno de los casos de éxito de servicios tecnológicos que se puedan desarrollar en otras ciudades.

Otro de los aspectos en los que está avanzando la Red Española de Ciudades Inteligentes es en el desarrollo de estudios previos sobre fórmulas de cooperación público-privada en el sector de la tecnología.

"Se trata de que exploremos nuevas fórmulas de contratación con el sector privado que permitan generar un marco estable y garantías para las empresas de que pueden desarrollar un proyecto, un programa, una aplicación y van a tener un mercado amplio, que no se dirigen a una sola ciudad sino al conjunto de las ciudades españolas y, por tanto, su modelo de negocio es mucho mejor", ha explicado el alcalde.

De la Serna ha remarcado la intensidad del trabajo de la Red. "Estamos haciendo muchísimas cosas en muy poco tiempo", ha recalcado el alcalde, quien ha señalado que los avances que ya se están consiguiendo "revelan claramente de qué manera la Red está siendo una plataforma que puede tener una gran utilidad a la hora de incorporar nuevos servicios para los ciudadanos".

"Los municipios pretendemos avanzar en el uso intensivo de las tecnologías para mejorar servicios públicos, ahorrar costes, ampliar la oferta de cara al ciudadano y trabajar, de manera coordinada, para mejorar la competitividad de nuestro país", ha apuntado.

INTERCAMBIO DE EXPERIENCIAS Y MEJORA DE LOS SERVICIOS PÚBLICOS
Las ciudades que forman parte de la Red pretenden intercambiar sus experiencias en el ámbito de la innovación, impulsar el uso de las nuevas tecnologías para mejorar y hacer más eficientes los servicios públicos y promover la colaboración público-privada en este sector.

Otro de los objetivos consiste en que los miembros de la Red mejoren sus servicios públicos, ahorrando costes, y que puedan acceder en conjunto a programas europeos para conseguir financiación para sus proyectos.

Entre los fines de la Red, destacan el impulso a la promoción y desarrollo de nuevos conocimientos y avances tecnológicos orientados a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y a ofrecer servicios públicos inteligentes más eficientes y de la investigación y el uso de las nuevas tecnologías, que posibiliten el desarrollo y la innovación desde un punto de vista municipal.

También promueve la divulgación de los avances tecnológicos y proyectos desarrollados por las ciudades, el fomento del uso de las nuevas tecnologías entre los ciudadanos, empresas y el propio ciudadano para lograr una ciudad más eficiente e interactiva y la promoción, dentro de la Red, de la transferencia de tecnología, mediante la cooperación entre las administraciones, empresas y agentes del sistema de innovación.

La Red de Ciudades Inteligentes apostará por las estrategias de inteligencia colectiva para incrementar la prosperidad y competitividad local, la colaboración en el desarrollo de capacidades y el desarrollo de estrategias conjuntas de innovación urbana inteligente.