Conmoción entre los vecinos de la calle El Bierzo de Salamanca ante una "locura que pudo ser "catastrófica"

Calle Bierzo en Salamanca

Los habitantes del edificio y de la zona aún tienen la piel de gallina ante lo que pudo haber pasado y, por fortuna, no ocurrió. Califican al suicida fallecido como una persona solitaria y que no se relacionada apenas con los vecinos.

Un día después de lo que pudo haber sido y no fue, los vecinos de la calle El Bierzo de Salamanca respiran más tranquilos. La tragedia que pudo haber vivido Salamanca si todo sale como había planeado el suicida, hubiera dejado grandes consecuencias en forma de víctimas mortales y destrozos materiales.

 

No en vano, el fallecido en un accidente provocado en la A-62 contaba con dos explosivos con temporizador y dos bombonas en su vivienda y el garaje de la misma, listas para actuar pero algo falló, evitando una tragedia de consecuencias incalculables.

 

De hecho, los vecinos aún tienen el susto en el cuerpo y, como siempre ocurre ene stos casos, valoran la actitud de un vecino al que califican "como solitario" y que tenía poca relación con el resto de los habitantes del edificio.

 

De hecho, y tal y como han comentado algunos vecinos a este diario, había puesto cinta aislante en todas las puertas de la vivienda para que el gas no se escapase de su casa y la explosión fuese a ún mayor.

 

También hablan sobre su actitud ante los demás vecinos, con algún aviso o amenaza al presidente de la comunidad sobre algunos de los inquilinos del edificio que no le gustaban demasiado pero nadie preveía un desenlace como el que tuvo lugar pero que pudo haber sido catastrófico.