Congreso y Senado rechazan la completa despenalización del cannabis

Izquierda Unida no ha logrado sacar adelante su proposición no de ley para despenalizar por completo el consumo y tenencia de cannabis. La propuesta ha sido rechazada hoy en la Comisión Mixta Congreso-Senado para el estudio de las Drogas.

 La Comisión Mixta Congreso-Senado para el estudio de las Drogas ha rechazado este martes, con los votos en contra del PP, una proposición no de ley de Izquierda Unida para despenalizar totalmente el consumo y la tenencia del cannabis y desarrollar un marco normativo "claro" para las asociaciones o clubes cannábicos.

 

El diputado de IU Ricardo Sixto ha asegurado durante la defensa de la iniciativa que "la experiencia de la prohibición tiene demasiados años y no ha producido los efectos que se buscaban" y, por ello, plantea la adopción de aquellas reformas legislativas necesarias, tanto del Código Penal como de la Ley de Seguridad Ciudadana, para despenalizar totalmente el consumo y la tenencia de esta sustancia.

 

Además, ha asegurado que cada vez son más las voces nacionales e internacionales que piden dicho cambio legal e invita a España a "emular" las experiencias de aquellos países que han desarrollado nuevas normativas para consumir y producir esta sustancia sin penalizar.

 

"Hay que quitar la carga de prohibición y legalidad a lo que debe ser un problema sociosanitario", ha defendido Sixto.

 

El diputado 'popular' Joaquín Villanova ha lamentado que este debate sobre la despenalización total del cannabis sea algo "reiterativo" en las Cortes cuando, según recuerda, "en España no está penalizado el consumo" salvo que se haga en la calle o en espacios públicos.

 

"Ahora hay una moda de querer despenalizar, pero hay que buscar el equilibrio (...) No hay razones suficientes de salud pública ni administrativas que obliguen a cambiar el actual marco legal, ni siquiera por el sistema fiscal", ha defendido.

 

De hecho, el diputado del PP ha recordado que ya hay experiencias que demuestran que, aunque las medidas represivas "por si solas no son suficientes", facilitar el consumo y una liberalización de los mercados aumentaría el consumo entre los menores de edad.

 

Por su parte, la diputada María del Puerto Gallego, del PSOE, que se ha abstenido en este punto de la iniciativa, ha reconocido que "la guerra contra las drogas ha fracasado totalmente" y por ello se muestra a favor de "promover un debate social con la participación de todos" que oriente las decisiones que se tomen más adelante.

 

"Se podría despenalizar, claro que sí, pero primero tenemos que poner los bueyes y luego el carro", ha defendido Gallego.

 

CLUBES DE CANNABIS

 

Por otro lado, la iniciativa también planteaba la creación de una ponencia para el Estudio del Problema de las Drogas, en aras a analizar la regulación del cannabis y sus derivados en España, en lo que ha contado con el apoyo del PSOE; y realizar un estudio y desarrollo de "un marco normativo claro" para las asociaciones o clubes cannábicos, de gran influencia en ciudades como Barcelona.

 

"Hay una regulación precaria que es necesario fortalecer", ha asegurado Sixto, que defiende que estos establecimientos no se dedican a asesorar a la población sobre el uso terapéutico del cannabis ya que "para ello están los servicios médicos".

 

Sin embargo, el PP defiende que en la próxima legislatura deberá abrirse un debate al respecto sobre unos establecimientos que funcionan como "negocio encubierto" para "el enriquecimiento de unos pocos" que, además, según ha defendido Villanova, "no ha evitado el mercado negro" y en algunos están permitiendo incluso la entrada a menores de edad.

 

El PSOE, por su parte, ha criticado la política "inmovilista" del Gobierno ante unos establecimientos que se encuentran en un "limbo legal con muchas contradicciones e inseguridad jurídica". "En vez de diálogo, la respuesta ha sido la confrontación y esto hace que el problema se agrande", ha reconocido Gallego, también a favor de que haya un "marco normativo claro" que acabe con la actual "ceremonia de confusión".

 

Por otro lado, en la Comisión se ha aprobado una proposición no de ley del Grupo Parlamentario Catalán para que el Gobierno realice estudios sobre las adicciones no ligadas a sustancias, en especial a las que afectan a los menores y al uso de Internet y las nuevas tecnologías, ya que se trata de un "colectivo especialmente vulnerable".