Confrontación PSOE-PP LAMENTABLE

El presidente del Senado, Javier Rojo, afirma que “no se puede tolerar” el espectáculo de un tenso pleno en el que los populares reclamaron la dimisión de Zapatero y se enfrentaron a gritos a los socialistas
Agencias

El Grupo Popular en el Senado pidió ayer a gritos en la sesión plenaria la dimisión del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, poco después de que el portavoz del PP en la Cámara Alta, Pío García Escudero, le reclamara elecciones anticipadas si tiene “un ápice de dignidad política” porque, a su juicio, “no está en condiciones de liderar nada”.

En su turno, Zapatero le respondió que el PP ya perdió los comicios en 2004 y 2008 y que volverá a hacerlo en las próximas elecciones. “No le preocupa la crisis, le preocupan las elecciones, eso es lo que le preocupa”, espetó el jefe del Ejecutivo al portavoz popular.

En ese momento, el Grupo Socialista se puso en pie para aplaudir a Zapatero mientras que los senadores del Grupo Popular clamaban al unísono “Zapatero, dimisión”, con golpes en el suelo y en la bancada. Los senadores del PSOE hicieron un amago de responder a los gritos aludiendo al caso Gürtel, pero la dirección frenó enseguida ese intento.

El revuelo en la Cámara Alta se prolongó al menos dos minutos hasta que intervino el presidente del Senado, Javier Rojo, que calificó de “lamentable” la imagen que estaban dando y les advirtió de que “no se puede tolerar” ese comportamiento en un momento en que los ciudadanos están reclamando soluciones a la clase política.

En la primera sesión de control al Gobierno en el Senado tras el recorte de 15.000 millones de euros anunciado por Zapatero, el portavoz popular le dijo que tras su “decretazo” debería “darle vergüenza tener que desdecirse de su discurso demagógico” de estos años y le retrató como un “boxeador grogui” que sólo da “puñetazos al aire”.

García-Escudero se preguntó “dónde está el gran benefactor de los pensionistas” y, entre abucheos de sus compañeros al presidente, le calificó de “impostor político” que “pide sacrificios” a los ciudadanos “con cara de funeral”, pero “no pide disculpas” por sus “rectificaciones” y sus desautorizaciones a su propio Gobierno, ni por su “falta de valentía” para hacer reformas económicas a tiempo.

Por todo ello, le reclamó que “si le queda un ápice de dignidad política”, que convoque elecciones anticipadas “inmediatamente” porque ya “no tiene capacidad de liderar nada”. Zapatero, visiblemente molesto, comenzó su réplica ‘agradeciendo’ al portavoz popular su “constructiva intervención”, provocando las carcajadas de sus compañeros de grupo. Así, mientras García-Escudero afirmaba no reconocer al presidente “social” tras las nuevas medidas, el jefe del Ejecutivo le recriminó que él siga siempre igual. “Su política es ‘no, nunca, jamás’ a nada de lo que pueda ser positivo ni constructivo”, afirmó.