Confirman 10 años de cárcel por proporcionar los explosivos de un atentado en Madrid en 2001

La defensa de los dos etarras solicitó la nulidad del registro del piso de Salamanca en el que residieron sus defendidos

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de diez años de cárcel impuesta a los etarras Iván Apaolaza e Igor Goitia por proporcionar explosivos al comando de ETA que cometió el atentado con coche-bomba en la calle Corazón de María de Madrid el 6 de noviembre de 2001, en el que resultaron heridas 95 personas.

La sentencia del alto tribunal, de la que ha sido ponente el magistrado José Ramón Soriano, declara que la Audiencia Nacional dispuso de suficiente material incriminatorio, que valoró razonablemente conforme a criterios de "lógica, ciencia y experiencia".

El atentado iba dirigido contra el subsecretario de Política Científica, Juan Junquera, al que la banda terrorista había intentado asesinar varias veces. Por esta acción, la Audiencia Nacional dictó una sentencia en la que condenó a ambos miembros del 'comando Buro Ahuste' por depósito de armas y explosivos y se les absolvió de la acusación de tentativa de asesinato terrorista.

La Audiencia Nacional responsabilizó de este ataque al dirigente de ETA Juan Antonio Olarra Guridi por ordenar la comisión de este atentado y le condenó a 1.000 años de cárcel por delitos de depósito de armas y explosivos, otros dos de estragos, un asesinato en grado de conspiración y 95 asesinatos terroristas en grado de tentativa.

En la vista celebrada el pasado 19 de septiembre ante el Tribunal Supremo, la Fiscalía interesó la confirmación de las condenas, mientras que la defensa de los dos etarras solicitó la nulidad del registro del piso de Salamanca en el que residieron sus defendidos y en el que se incautaron armas y explosivos.

El Supremo declara en su sentencia que dicho registro se realizó conforme a derecho y ha rechazado también que la pena impuesta pueda estimarse "desproporcionada".

ATENTADO DEL 'COMANDO MADRID'
La Audiencia Nacional ya impuso a 1.042 años de cárcel a dos miembros del 'comando Madrid', los autores materiales Ana Belén Egües Gurruchaga y Aitor García Aliaga, quienes fueron detenidos el 6 de noviembre de 2001 gracias a la ayuda prestada por un "ciudadano ejemplar anónimo", según señaló en una sentencia dictada en octubre de 2005.

El 6 de noviembre de 2001, los miembros del 'comando Madrid' decidieron atentar, por orden de Olarra Guridi --dice la sentencia-- contra el subsecretario de Política Científica, Juan Junquera, al que habían intentado asesinar varias veces. Para ello colocaron un coche-bomba en la confluencia de las calles Corazón de María y Cardenal Silíceo, que hicieron estallar al paso del vehículo del alto cargo.

A consecuencia de la explosión, resultaron lesionadas un total de 95 personas y se produjeron daños valorados en 1.568.987 euros en los inmuebles cercanos y en 129.071, en vehículos próximos.

Tras ello, un ciudadano vio cómo Ana Belén Egüés y Aitor García huían del lugar del atentado y sospechó de ellos, por lo que procedió a seguirles en su vehículo, mientras llamaba por teléfono a la Policía y les indicaba la ruta que siguieron. Se les detuvo en el cruce de las calles Mandarina con Ciconia y se comprobó que el vehículo en el que habían huido estaba preparado para hacer explosión.