Confirmado un caso de ‘vacas locas’ en una explotación de Sancti-Spíritus

Nuevo foco. El resultado positivo por Encefalopatía Espongiforme Bovina (EEB) fue confirmado el pasado 21 de marzo en una finca ganadera de la localidad en una vaca de carne de 20 años de edad
CHEMA DÍEZ
El mal de las vacas locas regresa 15 meses después a la provincia de Salamanca, en concreto a una explotación de la localidad de Sancti-Spíritus, con un nuevo positivo en una vaca de carne de 20 años de edad, muerta en explotación y muestreado en la Industria de Transformación. La cabeza de ganado procede de una explotación con un censo total de 80 animales, a la que ya se le ha realizado la Encuesta Epidemiológica correspondiente.

La Red de Alerta Sanitaria Veterinaria (Rasve) señala que la fecha de confirmación fue el pasado 15 de marzo pero no se hizo oficial hasta el pasado 21 del presente mes.

No obstante, y según fuentes consultadas por este diario, el animal podría haber tenido como origen una explotación de Sancti-Spíritus hace tres años y haber muerto en una explotación de Ciudad Rodrigo, aunque no existe ninguna confirmación oficial sobre este hecho.

15 meses sin ‘vacas locas’
Este nuevo positivo por Encefalopatía Espongiforme Bovina (EBB) aparece 15 meses después de confirmarse el último caso en la provincia, en concreto en la localidad de Ledesma en agosto de 2009 y en La Encina en el mes de diciembre del mismo año. Así, la provincia se mantuvo libre en el año 2010 del mal de las vacas locas por vez primera desde el año 2001.

De este modo, la EEB ha tenido una incidencia negativa en el territorio nacional durante casi una década, también en la provincia salmantina, con un total de 34 focos desde el año 2001 en el que se detectó el primero y el ejercicio 2009, cuando se registraron los dos últimos hasta la jornada de ayer, por lo que la cifra sube a 35.

En el periodo 2001-2009, España contabilizó la cifra de 772 casos, por los 193 de Castilla y León, siendo Salamanca la séptima provincia con más casos de la Comunidad, con 34.

Así, analizando todos los años, en 2000 no se produjo ningún caso en la provincia, mientras que en 2001 apareció la confirmación del primer caso el 19 de noviembre en Armenteros.

Un año más tarde, en 2002, el número de focos se disparó hasta tres; el 21 de marzo en Aldeatejada, en Villaseco de los Reyes el 19 de junio y en Fuenteguinaldo el 19 de diciembre. En 2003, la provincia aumentó el número de nuevos focos hasta 13. San Pedro del Valle (22 enero); Colmenar de Montemayor (24 enero); Bóveda del Río Almar (12 febrero); Buenavista (4 marzo); Anaya de Alba y Horcajo Medianero (16 mayo); Endrinal (4 julio); Villaseco de los Reyes (10 julio); Martín de Yeltes (14 agosto); Guijuelo (3 septiembre); Golpejas (14 noviembre); San Cristóbal (16 diciembre); y Tejeda y Segoyuela (30 diciembre). Por contra, en el año 2004, el número de focos disminuyó hasta 3, en Santibáñez de Béjar (2 febrero); Garcirrey (25 febrero); y Villasrrubias (9 agosto).

Sin embargo, a partir de 2005 el número de casos fue menor en cada uno de los ejercicios; en este primero, hubo dos: Cipérez (7 septiembre) y Valdemierque (21 septiembre). En 2006, hubo cinco focos: Villaflores (31 mayo; Ciudad Rodrigo (21 agosto y 22 diciembre); Gallegos de Solmirón (17 diciembre); Berrocal de Huebra (21 diciembre). En 2007, Valdelosa (24 enero), Gallegos de Solmirón (agosto) y Villarmayor (noviembre). Y en 2008 aparecieron dos nuevos casos en la provincia salmantina.