Confirmadas las dos empresas que optan a la campaña de saneamiento

Consejería de Agricultura. La cooperativa Avescal y la UTEformada por Eulen y Biotecnal pugnan por un contrato que supera los 27 millones. Convocatoria. La adjudicación será durante dos años
R. M. F.

Dos son las empresas que se han presentado para optar a la campaña de saneamiento para los dos próximos años, tal como adelantó TRIBUNA de Salamanca el pasado jueves. Por un lado, la Asociación de Veterinarios Especialistas en Saneamiento de Castilla y León (Avescal), integrada por una plantilla que supera los 200 profesionales entre socios y contratados y, por otro, la Unión Temporal de Empresas, UTE, formada por el Grupo Eulen y el laboratorio catalán Biotecnal.

Así se confirmó tras la reunión de la mesa técnica celebrada el pasado viernes, que tendrá su continuidad a finales de la próxima semana, cuando se proceda a conocer la oferta económica que presentan ambas candidatas. Fuentes consultadas por este diario indicaron ayer que la presentación de la UTE entre Eulen y Biotecnal se produce porque es este laboratorio catalán “el que cuenta con la calificación requerida en las condiciones del contrato”.

La Consejería abrió el pasado 8 de enero el plazo para la contratación de la empresa que ejecutará hasta diciembre del año 2011 los programas de vigilancia, prevención, control y erradicación de enfermedades de la cabaña ganadera por un importe que supera los 27 millones para las dos próximas campañas. Está previsto que se realicen alrededor de nueve millones de actos clínicos entre este año y el próximo. Los programas oficiales de erradicación de enfermedades en rumiantes comprenden la investigación de todas las explotaciones en las que se encuentren animales de la especie bovina, ovina y caprina para el diagnóstico de tuberculosis, brucelosis, leucosis enzoótica, perineumonía, brucelosis ovina y brucelosis y tuberculosis caprina.

La cooperativa Avescal ha sido durante los últimos seis años la encargada de realizar una campaña de saneamiento que ha permitido situar a Salamanca a finales de 2009 en baja prevalencia, con unas cifras que rondan el 1,17% frente al 6,64% de hace cuatro años, cuando la Consejería puso en marcha la vacunación contra la brucelosis para atajar una enfermedad que se estaba extendiendo entre la cabaña de toda la provincia.