Confianza y buenas sensaciones para un Avenida 'sobrado'

Las charras endosaron una importante 'paliza' a Ibaizábal, a pesar de levantar el pie del acelerador en el último cuarto.

FICHA DEL PARTIDO

 

36 BIZKAIA GDKO (7+2+10+17): Galdakao: Molina (4), Ciappina (13), Traoré (2), Agirregoikoa (2) y Román (9) -cinco inicial- Ramasco (6), Zabalo (0), Alonso (0).

 

63 PERFUMERÍAS AVENIDA (20+15+19+9): Xargay (9), Fernández (8), Rodríguez (7), Robinson (10) y Rezan (4) -cinco inicial- Pina (11), Abalde (6), Ortiz (4), Thomas (4). 

 

INCIDENCIAS: Partido disputado en Urreta ante 800 personas. 

Perfumerías Avenida jugó un partido muy cómodo en Galdakao mostrándose siempre muy superior a Bizkaia, con un parcial de 2-16 que dejó bien claro desde el inicio que no quería problemas a pesar de viajar con la baja de Murphy, que no jugó por precaución con molestias en un hombro. En estos primeros minutos fueron Rezan y Robinson las que imponían su ley bajo el aro.

 

Sin embargo, con una defensa presionante, las locales lograron detener la anotación de las charras, aunque Bizkaia no conseguía anotar con facilidad, por lo que el marcador pareció congelado durante minutos hasta que el primer cuarto finalizó con un 7-20 en el luminoso.

 

En el segundo parcial bajó el ritmo anotador de las charras lógicamente, pero el nivel defensivo se mantuvo, tanto que permitió a su rival anotar solo 2 puntos en este parcial. Eso y un par de robos junto a un par de triples de las azulonas dejó el partido sin más en juego que conocer la diferencia final.

 

Lapeña, aprovechando las diferencias en el luminoso, pudo mantener en pista a jugadoras que habitualmente tienen menos minutos y que cumplieron a la perfección. Buenos momentos de Rodríguez, dominio bajo aros de Rezan y excelentes minutos de intesidad de Abalde y Ortiz y de Pina en ataque. Solo la zona propuesta por Ibaizabal pareció detener a las charras, aunque ya nada se podía hacer para dar la vuelta al marcador final.

 

En el último parcial, con todo ya decidido, Avenida se pudo permitir incluso estar cinco minutos sin anotar, aunque el choque no tuvo ya más historia.