Confecarne destaca que la prohibición de Rusia de exportar productos cárnicos provocará pérdida de empleo

Confecarne considera que este bloqueo puede "alterar profundamente" el mercado de carne de porcino en España y afectar a muchas empresas.

La Confederación de organizaciones empresariales del sector cárnico de España (Confecarne) se ha mostrado "muy preocupada" tras conocer que Rusia y los otros países de la Unión Aduanera (Bielorrusia y Kazajistán) han decidido bloquear las exportaciones de carne desde establecimientos españoles.

  

En un comunicado, Confecarne considera que este bloqueo puede "alterar profundamente" el mercado de carne de porcino en España y afectar a muchas empresas que, según la confederación, han venido dirigiendo sus exportaciones a ese destino, y que pueden verse avocados a la pérdida de puestos de trabajo y actividad económica de manera "irreversible".

  

Pese a que las exportaciones a Rusia han disminuido en los últimos años, Confecarne ha recordado la importancia indudable de ese mercado. Por ello, el sector cárnico español espera que esta medida se suavice "en breve" y que las autoridades rusas y españolas sepan encontrar "un punto de acuerdo" que salvaguarde los intereses de ambos países.

  

Para Confecarne, el trasfondo de este bloqueo a las exportaciones no es la calidad y seguridad de las instalaciones y productos españoles, "que son de primer orden", sino que, según creen, responde a "razones proteccionistas" de Rusia por las dificultades de su ganadería e industrias, más expuestas a la competencia exterior desde que ese país se incorporó a la Organización Mundial de Comercio (OMC).

  

A pesar de haber ido descendiendo en los últimos años, con 300 millones de euros exportados el año pasado, Rusia es todavía el primer destino fuera de la Unión Europea para las industrias cárnicas españolas, con un 8,6% del volumen total vendido por el sector en los mercados exteriores.