Confaes requiere judicialmente a Aesco el pago de la deuda, estimada en más de 300.000 euros

Benjamín Crespo, presidente de Aesco, en el centro, y el secretario general de la asociación.

La Confederación de Organizaciones de Empresarios Salmantinos  (CONFAES) requerirá judicialmente a la Asociación de Empresarios de Comercio (AESCO) el pago de una deuda que se estima en más de 300.000 euros, en virtud del acuerdo del 5 de octubre de 2009 que regulariza las condiciones de integración en la Confederación.

Para ello, CONFAES ha iniciado hoy ante el Juzgado de Primera Instancia de Salamanca las acciones judiciales encaminadas a requerir este dinero.

 

Desde CONFAES se ha advertido en numerosas ocasiones a AESCO la necesidad de que regularice su situación económica, y se han llevado a cabo permanentes intentos de diálogo con el Presidente de AESCO, Benjamín Crespo, sin obtener respuesta.

 

Para la Confederación, además, el Presidente de Comercio, Benjamín Crespo, por su condición de tesorero de CONFAES, incurre en un claro conflicto de intereses y en una dejación de funciones, ya que como tesorero debe velar por la conservación de los fondos de la Confederación.

 

PETICIÓN DE AUDITORIA INTERNA

 

Ante estas circunstancias y las dudas que pueda generar en la gestión de los fondos y en los posibles problemas de gestión, el Presidente de CONFAES Juan Antonio Martín Mesonero propondrá a los órganos de gobierno la realización de una auditoría interna que despeje cualquier duda sobre la gestión económica.

 

Así lo señalaba CONFAES en un comunicado, tras la petición de AESCO de que Martín Mesonero dimita como presidente de CONFAES por el cobro de retribuciones en la sociedad anónima Adventia. Para CONFAES el objetivo de esta petición no es otro que evitar el pago de la deuda, al tiempo que intentar desestabilizar a la Confederación.

 

Por otra parte, y según se recoge en dicho comunicado, cabe señalar que las retribuciones de los consejeros en Adventia tienen previsión estatutaria, que están aprobadas por los correspondientes órganos de gobierno, y que figuran en las cuentas anuales presentadas en el Registro Mercantil que han sido objeto de la correspondiente auditoría, siendo por tanto públicas.

 

Asimismo, señala que las retribuciones de la Sociedad Anónima vienen exclusivamente a compensar el trabajo desempeñado y la responsabilidad personal que se asume en el Consejo de Administración, siendo inferiores a la media de las empresas de esta rama de actividad y habiendo sido aprobadas por la Junta General de Accionistas. La Confederación quiere reseñar que estas retribuciones nada tienen que ver con los cargos de representación en las organizaciones empresariales por cuyo desempeño no se percibe ningún tipo de retribución, dieta o compensación.