CONFAES reclama el fin de la morosidad en la administración y el acceso de las pymes a la financiación

Se necesita una política económica coherente y nuevas reformas en el ámbito laboral y de las políticas activas de empleo
El paro vuelve a subir en la provincia de Salamanca alcanzando la cifra de 30.375 personas en situación de desempleo, según ha hecho oficial hoy el Servicio Público de Empleo de Castilla y León.

El desempleo aumenta en 1.667 parados con respecto al mes anterior; lo que supone un aumento del 5,81%; y en 1.332 personas con respecto al mismo mes del ejercicio de 2010 (con un aumento del 4,59%).

Como ya apuntábamos el mes anterior, la llegada del otoño, suponer el fin de la contratación estacional en el Sector Servicios lo que implica una fuerte destrucción de empleo que se cifra en esta área en casi mil nuevos parados en el mes de septiembre.

Según la Confederación de Organizaciones de Empresarios Salmantinos, CONFAES, el continuo deterioro del mercado laboral, salvo en situaciones estacionales, y la actual coyuntura económica del país demuestran la necesidad de una política económica coherente y nuevas reformas en el ámbito laboral y de las políticas activas de empleo.

“El nuevo Gobierno surgido tras las elecciones del 20 N debe poner fin a la morosidad de las administración pública y facilitar el acceso de las empresas a la financiación como primera medida imprescindible para que las pymes puedan crean empleo estable y se detenga la actual sangría de parados”, afirma el presidente de CONFAES, Juan Antonio Martín Mesonero, ante las malas cifras de desempleo registradas en el mes de septiembre.

Haciendo un análisis de los datos, el paro aumentó en todos los sectores. El sector Servicios fue el más perjudicado con 994 parados más, seguido del grupo Sin Empleo Anterior con 387 y el sector Construcción con 251 personas más en situación de desempleo.

Por sexos, tanto el paro femenino como el masculino incrementaron el pasado mes de septiembre. Los datos indican que el paro registrado ascendió a 867 mujeres (5,43%) y 800 hombres (6,28%). El desempleo también se agravó entre los mayores de 25 años en 1.066 trabajadores menos, (4,19%), mientras que entre los menores de esa edad el aumento fue de 601 personas (18,45%).