CONFAE: "el paro nos da un respiro en diciembre

La Confederación Abulense de Empresarios hace balance de los datos del paro en este último mes del 2012

Modificando una tendencia excesivamente reiterada en los últimos años, las cifras de desempleo correspondientes al mes de diciembre han disminuido a todos los niveles, bajando un 1,20 % en España, un 1,09 % en Castilla y León, y un 1,33 % en la provincia de Avila, lo que trasladado a grandes cifras viene a equivaler a 59.094 parados menos en todo el país, 2.608 en nuestra comunidad autónoma, y 250 menos en Avila, todo ello tomando como referencia la situación de las cifras de paro a 30 de noviembre de 2012.


Aún así, y conforme a los informes que publica el Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en España se mantiene a 31 de diciembre la impresionante cifra de 4.848.723 demandantes de empleo, de los que 237.259 son castellano-leoneses y 18.489 abulenses. En todo el país, y pese al dato positivo de diciembre, el paro ha aumentado en 2012 en 426.364 personas.

Muy preocupante es también el descenso de cotizantes que la evolución del desempleo a lo largo de 2.012 nos arroja, bajando el número de afiliados a la seguridad social en 787.240, lo que equivale a un 4,6% menos que en 2.011; si bien el gobierno ha puntualizado que dicho porcentaje se quedaría en el 3,7% si no se hubiera modificado el cómputo de los cuidadores profesionales.


Deseosos de noticias positivas, que den confianza a la población y sean capaces de generar mejores expectativas, hemos de manifestar que el dato, en el contexto actual de destrucción de empleo, es bueno, ahora bien; lo que realmente necesita nuestro país es una desaceleración constante del crecimiento del paro en términos interanuales, hasta desembocar en el verdadero cambio de ciclo que todos esperamos; pues solo de esta manera quedará verdaderamente avalado el conjunto de reformas que se han venido tomando en el último año, reformas que vienen exigiendo enormes sacrificios a empresarios y trabajadores y que deberán servir para cimentar procesos de crecimiento económico, si a ellas se une la tan ansiada mejora de la financiación de empresarios, familias y consumidores, además de cuantas medidas venimos reclamando desde las organizaciones empresariales para crear un marco idóneo para pymes y autónomos, auténticos creadores de puestos netos de trabajo.


Si además, el Estado y la Administración Regional acaban escuchando la voz de las instituciones abulenses, toman en cuenta nuestros niveles de desindustrialización y de destrucción de empleo en que destacamos muy a pesar nuestro, y forjan un verdadero plan de desarrollo que nos sitúe en parámetros en los que se haga realidad la homogeneidad económica y el equilibrio territorial, podremos empezar a mirar el futuro con certidumbre y a pensar que en nuestra tierra también hay espacios para la proyección empresarial y profesional y oportunidades para nuestros jóvenes